“Por su sensibilidad. Por su capacidad de emocionar por sus aspectos narrativos. Por su ternura a la hora de plantear una historia con sencillez del trazo. Por su valentía por apostar por un trabajo lleno de magia y dinamismo que hace percibir un magnífico trabajo creativo, el ganador al I Premio 3D Wire al Mejor Cortometraje de Animación Nacional es…”. La ovación fue la esperada y todas las miradas se volvieron hacia Juan de Dios Marfil, mientras sonaba al piano los primeros acordes de la banda sonora de su cortometraje Homeland, compuesta por el mismo. El cortometraje Homeland fue el elegido de entre ocho finalistas, por un jurado muy especial. “Pocos festivales tienen el honor de contar con un jurado con tanta solera y profesionalidad”, enfatizó José Luis Farias, director del Mercado 3D Wire, cuando los invitó a subir al estrado para entregar un premio que nace como una iniciativa de 3D Wire, y a la que se han sumado todos los festivales y muestras de animación de España. Arropado por todo el jurado, Marfil agradeció el premio, que le pilló totalmente por sorpresa: “De verdad que no me lo imaginaba. Voy a aprovechar este premio al máximo”. Un galardón que consta de unos servicios en infraestructura para las etapas de postproducción y etalonaje en las instalaciones del CAT.

El cortometraje ganador, «Homeland» de Juan de Dios Marfil:

El director del Mercado 3D Wire hizo un resumen de esta segunda edición. “Este año se contado con la presentación de proyectos de largo y cortometrajes, conferencias, una mesa redonda sobre estereoscopía y la II Jornada del Videojuego. Una mayor participación, con más profesionales y más acuerdos”. Farias agradeció una vez más al Ayuntamiento de Segovia, el Círculo de las Artes y Tecnología de Segovia, Segovia 2016 y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo su implicación, pues hace posible que exista el Mercado 3D Wire.

 

Un proyecto que se consolida entre el sector de la animación y los videojuegos

Esta segunda edición, tal y como dijo Farias, se ha visto marcada por una mayor asistencia de profesionales y un representatividad más amplia de las producciones de animación mundial. Pero además, muchos de los presentes a lo largo de estos días han resaltado la buena iniciativa que supone un punto de encuentro para un sector que en ocasiones se encuentra como huérfano y desamparado.

“La animación sufre de irregularidad y son necesarios estos encuentros para, además de llegar a acuerdos, ver qué están haciendo tus compañeros y, sobre todo, las generaciones más jóvenes”, manifestaron algunos de los asistentes.

Además, el escaparate exhibido durante el Mercado 3D Wire ha hecho posible que los más de 200 profesionales y estudiantes acreditados se hagan una idea fiel de la realidad que vive la animación en España, y el resto del mundo.

Durante cuatro días, los muros del Hotel Las Sirenas de Segovia han acogido el trabajo, la conversación entre profesionales de las más diversas disciplinas y el interés de verdaderos apasionados de la animación que se han sumergido en las numerosas conferencias, proyecciones y screenings programados. Ayer, la satisfacción por el reconocimiento a la obra de un compañero inundó la sala de sonrisas cuando el alma sonora de Homeland salió de las teclas de un piano.