El plazo máximo de la lista de espera para las operaciones en Castilla y León se ha incrementado de los 130 a los 180 días, hasta 3 meses, en aquellas intervenciones no urgentes. Así lo recoge la modificación del Decreto 68/2008 por el que se regulan las garantías de espera máxima en intervenciones programadas en el Sistema de Salud de Castilla y León, aprobado ayer por el Consejo de Gobierno de la Junta.

El consejero de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez, explicó que “este incremento, marcado por el Gobierno de España, pretende contribuir a garantizar la sostenibilidad de los servicios públicos”. Además, recordó que la demora media en la Comunidad con datos de diciembre de 2011 se situaba en los 56 días, frente a los 73 de España, misma cantidad de días que tiene ahora Castilla y León.

Según la Junta, hasta ahora los plazos máximos de espera previstos en el Decreto 68/2008 eran de 30 días para la cirugía oncológica y cirugía cardiaca no valvular y de 130 para el resto de intervenciones programadas. Con la modificación, estos tiempos máximos se mantienen en 30 días para la cirugía oncológica y cardiaca no valvular, y aumentan a 180 días para la cirugía cardiaca valvular, cirugía cardiaca coronaria, cataratas, prótesis de cadera y prótesis de rodilla.