La I Carrera Popular Solidaria de la Fundación Caja Rural de Segovia congregó hoy en Segovia a cerca de 1.100 corredores por las calles de la capital, en una cita en favor al Banco de Alimentos, que permitió recaudar unos 6.000 euros además de las aportaciones voluntarias realizadas de manera anónima por empresas. La propuesta, convocada por la Fundación Caja Rural de Caja Segovia, gozó de la implicación segoviana y contó, hasta el último momento, con petición de inscripciones. Así lo explicó en declaraciones a Ical la gerente de la Fundación, Beatriz Serrano, quien agradeció la colaboración de deportistas, empresarios y sociedad en general.

El popular atleta segoviano, Javier Guerra se alzó con el oro, la segunda mejor marca la logró Óscar Baeza y Luis Alonso completó el podio con un tercer puesto. Las pruebas competitivas arrancaron a las 10 horas, para los menores de 16 años, y a las 11 horas para la categoría adulta. En paralelo a la carrera, también tuvo lugar una marcha solidaria con los mismos fines. La prueba absoluta que contó con la presencia de reconocidos atletas de la provincia como Javier Guerra y Luis Alonso, además del Presidente de Caja Rural, Félix Moracho y, entre otros, el Concejal de Deportes, Javier Arranz, recorrió una distancia de 5.570 metros por circuito urbano, atravesando Ezequiel González, Conde Sepúlveda, José Zorrilla, Independencia, Gobernador Fernández Jiménez, Fernández Ladreda, Acueducto, San Juan San Agustín, San Nicolás, San Quirce, Doctor Velasco, Paseo San Juan de la Cruz, Pozo de las Nieves, Daoíz, Plaza Mayor y Calle Real, para llegar a la línea de meta, ubicada en el mismo punto de salida, en la Avenida Fernández Ladreda, a la altura de la Iglesia de San Millán.

Con el fin de atender a participantes y visitantes, la Fundación Caja Rural instaló una carpa de secretaría técnica en la Plaza de San Millán, un espacio destinado a la retirada de dorsales y a la venta de tickets para el ‘almuerzo solidario del corredor’, del que disfrutaron acompañantes y visitantes, y que sirvió para recaudar cuatro euros adicionales destinados al Banco de Alimentos. Además, en este punto, muchos atletas, visitantes y segovianos depositaron un kilo de comida como apoyo a la causa.

El cielo amenazaba lluvia pero no logró aguar una jornada en la que, finalmente brilló el sol. La Carrera contó con la implicación de la sociedad y de la empresa segoviana. En este sentido, Mesenor instaló una báscula para pesar a todos los corredores y poder donar así, el equivalente del total de kilos en litros de leche. También la Asociación de Cocineros de Segovia, se encargó del ‘menú solidario del corredor’ y repartió miles de raciones compuestas por dos huevos fritos, un chorizo y un bollo de pan. Por su parte, la empresa hotorfrutícola Huercasa instaló una ‘barbacoa saludable de maíz’ que fue degustado por cientos de personas.