La serie protagonizada por la mascota segoviana se trata de un proyecto divulgativo creado por la Fundación Muñecos por el Desarrollo (MxD) enfocado en mostrar la realidad de otros lugares del planeta y las soluciones que los proyectos de cooperación españoles aportan para mejorar el mundo y ofrecer una visión esperanzadora ante temas como la explotación y la trata infantil.

La carencia de bienes de primera necesidad, la violencia o la necesidad de defender el Medioambiente y la igualdad ha motivado la creación de esta serie de 26 capítulos grabados en Centroamérica y Caribe. Desde una cárcel hondureña a un batey dominicano, el Mundo de Fredo Fox, una serie que ya se puede ver todos los días a las 10.25 horas de lunes a viernes en La 8 de RTVCYL.

Fredo Fox quiere llegar a los colegios para ofrecer charlas sobre cooperación y solidaridad y ha editado una Guía Didáctica para alumnos y profesores con información sobre cada proyecto visitado y actividades relacionadas con cada experiencia, que se puede descargar gratuitamente en internet.

Así nació Fredo Fox

Fredo Fox es fruto de un innovador proyecto de cooperación cultural al desarrollo, financiado por la Junta de Castilla y León en colaboración con la AECID y otras entidades públicas, que hace cuatro años la Fundación Muñecos por el Desarrollo puso en marcha en Segovia en el momento de su constitución.

Un proyecto pionero que, a partir de un riguroso programa de formación, tenía como objetivo generar una red de productoras de contenidos de alta calidad que coprodujeran un programa de televisión infantil internacional. Al mismo tiempo, contribuiría al desarrollo de tejido industrial cultural y audiovisual en países con un bajo índice de desarrollo humano y escasez de recursos, que sin embargo, cuentan con una gran demanda de formación artística y técnica que proporcione una salida a su enorme riqueza y diversidad cultural.

El programa no pudo hacerse realidad por falta de recursos económicos, pero sí la formación, de modo que 30 jóvenes procedentes de ámbitos artísticos, dramáticos y de creación audiovisual de cinco países en vías de desarrollo de la zona Centroamérica y Caribe (El Salvador, Nicaragua, Honduras, Guatemala y Rep. Dominicana) tuvieron la oportunidad de aprender, durante dos meses intensivos en la República Dominicana, a construir sus propios muñecos, a manejarlos frente a la cámara y a saber todo lo que implica una producción audiovisual con ingredientes tan especiales. De aquella convivencia, además, surgió el colectivo “¡Muñecos Arriba Centroamérica y Caribe!” y, actualmente, cada grupo intenta consolidarse en su país, atendiendo a la idiosincrasia de sus respectivas comunidades.