Treinta agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León y seis agentes de la Guardia Civil en la provincia participaron a lo largo de la jornada de ayer en un curso para mejorar los protocolos de control del aprovechamiento forestal micológico. La convocatoria, que se desarrolla en la Delegación Territorial, está incluida en el proyecto ‘Micosylva+’, una iniciativa que promueve en Europa una gestión forestal multifuncional y sostenible que integre y ponga en valor las funciones ecológicas y socioeconómicas de los hongos silvestres comestibles.

El delegado territorial, Javier López-Escobar, ha saludado a los participantes en el curso y ha aprovechado la oportunidad para transmitirles la importancia de continuar la formación en materia micológica máxime cuando este recurso destaca por su relevancia en la provincia de Segovia.

Esta actividad formativa, antesala de la campaña de recolección de setas de este otoño, se dirige a los agentes medioambientales ya que son los encargados del control más directo del recurso micológico en el territorio de la Comunidad.

De la mano del doctor Jaime Olaizola, de la Cátedra de Micología de la Universidad de Valladolid, los asistentes al curso recibirán información sobre las principales especies fúngicas de Castilla y León, su ecología y los criterios micoselvícolas para su gestión. También abordarán el protocolo de control de permisos de recolección y muestreo de indicadores de seguimiento del recurso micológico. La jornada terminará con la intervención de María Bragado, jefa de la Unidad de Ordenación y Mejora del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Segovia, que expondrá la legislación y los procedimientos administrativos para el control del recurso micológico.