La Delegación Territorial de la Junta en Segovia ha culminado el plan de difusión del nuevo modelo de ordenación del territorio entre las entidades locales en las que han participado más de 250 personas según fuentes de la institución y 208 entidades locales segovianas de menos de 20.000 habitantes. El delegado territorial, Javier López-Escobar, comenzó la ronda el 14 de febrero y ha calificado de “muy satisfactoria” la respuesta de los responsables municipales de la provincia a la convocatoria donde han podido realizar sus aportaciones.

El calendario de reuniones con los ayuntamientos de la provincia de Segovia se ha desarrollado hasta este mes junio. La convocatorias se han celebrado en Maderuelo, Fresno de Cantespino, Fuentidueña, Sepúlveda, Cuéllar, Cantimpalos, Pedraza, Nieva, Villacastín y, finalizan esta tarde, en Valverde del Majano. El grado de participación en los encuentros ha sido elevado, más de 250 personas, entre alcaldes, diputados provinciales, concejales, agentes de desarrollo local, y secretarios de Ayuntamiento, han acudido a las reuniones para recibir información, plantear sus dudas y realizar sugerencias. “Lo que hemos hecho durante estos cinco meses ha sido más que informar, escuchar, establecer un diálogo y recoger propuestas”, ha afirmado el delegado territorial de la Junta en referencia al desarrollo de las reuniones con los ayuntamientos.

Bajo el principio de “una administración, una competencia”, el modelo de ordenación territorial propuesto se asienta sobre los tres pilares de mantenimiento de los municipios de Castilla y León, sin supresión de ninguno de los municipios existentes; el fomento de la agrupación voluntaria de municipios para la prestación de servicios en los denominados “Distritos de Interés Comunitario”, que sustituyen a las actuales mancomunidades de municipios; y la pervivencia de las Diputaciones Provinciales, con su estructura y competencias modernizadas.

La Mesa de Ordenación del Territorio, receptora de las aportaciones de todos los municipios de la Comunidad Autónoma, será convocada antes del verano, y finalmente precisará la nueva reorganización territorial que contemple la modernización de las diputaciones, la reestructuración de las actuales mancomunidades y la creación de los distritos de interés comunitario (asociación voluntaria de municipios).

Posteriormente, en el último trimestre de este año, se remitirá a las Cortes el Proyecto de Ley de Gobernanza, Ordenación y Servicios en el Territorio, que establecerá un periodo de seis meses para cerrar el mapa de Distritos de Interés Comunitario en el que se asienta el nuevo modelo de ordenación territorial de Castilla y León.