El presidente de la Asociación de Consumidores de Electrónicos (CEA, en inglés) de Estados Unidos, Gary Shapiro, destacó el lunes, 4 de julio, el buen nivel de España en materia de telecomunicaciones pero advirtió del bajo desarrollo que mantiene en electrónica de consumo.

Shapiro, considerado uno de los gurús de la electrónica, participó en la primera jornada de los Cursos de Verano que se están celebrando en San Ildefonso, y donde intervinieron diferentes expertos en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación.

“La innovación de la industria electrónica está impulsando el entusiasmo del consumidor, haciendo un giro en nuestra industria y fortaleciendo la economía global de Estados Unidos”, dijo Gary Shapiro, presidente y director general de la CEA.

En opinión de Shapiro la industria tecnológica cambia de forma constante las vidas y los mercados. Y lo puso como el principal eje del dinamismo económico. De hecho, aseguró que será la base del progreso económico. “La economía española es más fuerte que la de otros muchos países europeos afectados por la crisis, y costará atravesar esa circunstancia”. Pero subrayó que cualquier país, tanto en Estados Unidos como en España, “defiendo un menor gasto público y poner más énfasis en el crecimiento a través de la innovación”. En este sentido, para ilustrar su tesis recordó que cuando un país desarrollado tiene un problema de esta naturaleza tiene tres caminos posibles: subir impuestos, recortar gasto o hacer crecer la economía. “En Estados Unidos la combinación de los tres es la solución, pero el crecimiento a través de la innovación es la más prometedora”, aseguró. En todo caso matizó que la innovación requiere de una actitud adecuada, “de cierta formación, de libre comercio, y atraer talento para crear innovadores. Y es lo que se puede aplicar en España”.

En su intervención, Shapiro puso como ejemplo de la vida cotidiana estadounidense un folleto electrónico publicitario dirigido a los consumidores, de escaso grosor y con una pequeña pantalla que reproduce video, sonidos e imágenes; algo impensable hoy en España.

“Mi impresión es que España es un país que se lanza hacia delante, con un gobierno progresista y una industria que busca el progreso, con un sistema de telecomunicaciones excelente, y buena reputación en el ámbito del software, pero no tanto en el desarrollo de la electrónica de consumo, donde no hay grandes compañías españolas”, resumió.