Él mismo se define como hijo de las alertas ovni. El periodista vitoriano Iker Jiménez (Vitoria, 1973), presentador de Cuarto Milenio, de Cuatro, y Milenio 3, de la Cadena SER, está de conmemoración (776.000 oyentes en la madrugada de los sábados). Mañana cumple diez años en antena, y ha elegido Valladolid para celebrar Alerta OVNI por segunda vez, tras la de 2004, una iniciativa que pretende conectar a “vigilantes del cielo” –un término que adora- de cientos de países con un denominador común: avistar seres no identificados en el mes del año en el que históricamente se dan más casos, junio. Aparte del programa, tres equipos móviles se desplazarán por el territorio nacional cuando alguno de estos corresponsales nocturnos comuniquen algún avistamiento. “Algo conseguiremos, pero lo más importante es que haremos algo todos juntos”, sostiene. La noche del 9 de junio miles de ojos de todo el mundo tendrán como único objetivo otear el firmamento en busca de un sueño, y la central informativa estará en la capital del Pisuerga… ¿Nos acompañas?

 

La Nave del Misterio instalará su central informativa de Alerta OVNI 2012 en la Cúpula del Milenio de Valladolid, ¿qué le sugiere este edificio relacionado con su trabajo?

Cuando la SER de Valladolid dijo que quería contar con nosotros me dije que el mejor sitio para celebra el décimo aniversario es un edificio con el nombre de Milenio. Y hacerlo con una acción especial como esta. Se juntaron muchos factores, y además a esta tierra la tengo un aprecio. Con Milenio 3 solo hemos hecho una Alerta OVNI hace ocho años. Es un evento para nosotros muy sagrado. En 2004, en Madrid hubo 8.500 personas, una barbaridad para ver radio, y eso que no había invitados y otros elementos. La Cúpula del Milenio será la central, pero lo bonito será estar unidos y conectados a todo el mundo. Hay más de un centenar de países conectados, lugares recónditos y ello será una experiencia de comunicación global que permitirá compartir vídeos, audio o lo que sea a través de redes sociales y otros medios, y desde Valladolid se rebotará.

 

¿Qué sucederá mañana?

El horario de mañana se extenderá de 1 a 5 horas de la mañana, para dar rienda suelta a 26 puntos fijos de corresponsales y compañeros y los vigilantes del cielo. Un término que me gusta, ya que son personas que de motu propio se han unido y están en la reserva de los Masais, en Groenlandia, en China, Japón, toda América, Estados Unidos, Australia… Son españoles y gente que les llega la señal de la SER. Yo sé que existen los ovnis, pero que no sé que son. ¿Por qué no nos ponemos todos con un número amplio de personas y tecnología, incluso con un móvil, a rastrear el cielo, a ver qué encontramos? Satélites, fenómenos naturales, meteorológicos. Toda esta información se compartirá. Un chico de Laguna de Duero está en su terraza mirando al cielo y estará al mismo tiempo conectado con el resto del mundo. Y el que esté en Brasil sabe lo que está pasando en España. Haremos algo distinto, olvidando durante unas horas todas las noticias negativas a causa de la crisis. Pero la mayor parte, en sus lugares de origen, se desplazarán durante el programa a los sitios mágicos en los que creen que pueden pasar estas cosas.

 

¿Esta época del año es más propicia para los avistamientos y la aparición de seres y sucesos paranormales?

Entre junio y octubre los avistamientos en España y en el mundo experimentan un incremento, evidentemente por que la gente está más en el campo y mira más al cielo, al contrario que en el invierno, que está en su casa. Particularmente junio, ha sido el mes más importante siempre. Por eso hemos hilado, que además coincide con el décimo aniversario.

 

Castilla y León es una Comunidad con importante tradición en creencias, leyendas populares, ciencias oscuras… ¿recuerdas alguna que te haya marcado?

Podríamos estar diez horas para contar sobre Castilla y León. Muchas cosas inolvidables. A mí me interesa mucho la arqueología, la tradición, leyenda, el conocimiento de los antiguos, la fauna desconocido. He hecho un reportaje en Segovia hace poco sobre el temor al lobo, que vuelve, y es impresionante. Pero hay un caso que me marcó profundamente, el de un chaval de Tordesillas, que en el año 1977 observó un artefacto, que lanzó un resplandor y se lanzó al cielo, y le produjo heridas muy graves. Tuvo mucha repercusión, lo he llevado a televisión y radio y tuvo 11 operaciones a vida o muerte, con problemas en el cerebro, y las sensaciones es que le dañaron. Estuve allí, conocía a sus padres, vi la tierra quemada, los informes médicos, de la Guardia Civil. Todo era muy raro, pero había mucha documentación. Es un expediente X español y fue portada de revistas de la época y periódicos decanos. Pero si nos vamos a Burgos, con sus pueblos desconocidos, geografía o folclore. Todo esto es cultura para los pueblos, patrimonio.

 

Hay un caso muy conocido, el del misterio de Ochate, en Treviño, ¿qué te sugiere?

Ochate estuvo en mis fantasías durante años y años y allí acampé más de una vez y pasé miedo. Hay muchas teorías: la leyenda del pueblo maldito, sobre etnias, pero científicamente se han descubierto documentos y es un lugar muy especial. Se buscan respuestas. En Castilla y León, una de las rutas mágicas e importantes a nivel mundial es la que une Burgos y Santander, en los puertos de El Carral y El Escudo. Lugar donde los eremitas se encerraban porque sabían que en esos lugares y no en otros, pasaban cosas. Rodeado de espiritualidad, sagrado. Esa marca de arqueología y misterio sagrado. Hay una relación con lo que hicieron los antiguos con sus pinturas rupestres. Sobre la cueva de Ojo Guareña, en Burgos, la gente dice que es una cueva y ya está, pero tiene mucho detrás. El problema en España es que no se han potenciado estos lugares. Otros con mucha menos historia, como Estados Unidos, lo fomentan y no se avergüenzan de esto. Deberíamos aprender mucho de ellos, porque es patrimonio cultural, reivindicativo de la historia.

 

Les llegarán cientos de mensajes de ciudadanos que creen haber visto ovnis, fantasmas… ¿es complicado dar veracidad a todo ello?

Hay mucha más confusión, no llega al diez por ciento la gente que contacta con nosotros y puede ser fraude. No es habitual la gente que hace bromas sobre esto. En nuestros programas hay físicos, arqueólogos, casi todos son catedráticos, y hay un gran porcentaje, muy alto, que se quedan sin aclarar, a pesar de que es gente que sabe de lo que habla.

 

Desde que comenzara su andadura en Milenio 3 y en Cuarto Milenio, ¿ha notado que la sociedad española muestre más interés por este tipo de apariciones, psicofonías y sucesos extraños?

La atención ha mejorado mucha desde los 70. La gente relaciona algunos de estos sucesos con la historia, y eso es parte de nosotros. Además, hemos abierto el abanico, desde ovni, hasta arqueología. El objetivo es que todo esto no sea considerado como un circo.

 

Esta semana ha fallecido el escritor Ray Bradbury, icono de la ciencia ficción, ¿qué le sugería?

Bradbury se merece toda la atención de estos días porque ha sido un autor muy importante. Pero me da mucha pena que en España haya habido grandísimos autores y no se les ha hecho caso. No solo escritores, sino también naturistas y otros que estudiaron estas ciencias ocultas. Por ejemplo, el burgalés Félix Rodríguez de la Fuente, insustituible e inalcanzable. Si hubiera sido estadounidense… Es una pena. Claro que hay grandes iconos, pero a veces hay que verlos más cerca, porque luego es tarde cuando te das cuenta de que tenían un gran trabajo detrás.