Los empresarios siguen de enhorabuena en Segovia. Si hace poco os contábamos la inicitiva de la concejalía de Empleo del  Ayuntamiento para ayudar a los empresarios de la zona creando uno programa bajo el título «A la medida de tu empresa» con la que se pretende que los participantes aprendan y hagan diágnosticos financieros y en materia de marketing de sus propias industrias e identidades; ahora sale a la luz otra manera de aprender a dinamizar tu empresa, y de una forma muy diferente. Un juego aplicado a la vida real. Aprender jugando.

Este es el objetivo de los talleres grautitos sobre contabilidad que, con la colaboración del Ayuntamiento de Segovia y durante el mes de agosto está desarrollando la empresa del Vicam AZ Advisors, especializada en formación y consultoría de gestión. Las partidas se realizan en Aúla 5 del Centro Cívico San José. (C/ Tomasa de la Iglesia 3, Barrio de San José, Segovia Capital).

La metodología no es otra que un juego de rol con tablero. Los jugadores empiezan como empleados y se enfrentan al reto de ir invirtiendo los ahorros y los sobrantes del salario (en pequeños negocios, en bolsa, en inmuebles, cuando las cantidades empiezan a ser relevantes) hasta estar en condición de financiar un nuevo negocio y devenir empresario virtual.

De esta manera, y de una forma entretenidas, se introducirá al jugador en conceptos básicos de la contabilidad, como ingresos y gastos o activos y pasivos, y aspectos financieros de balances a través de la cuenta de pérdidas y ganancias”, explica el responsable de AZ Advisors y “rolmaster” de los talleres, Antonio Zepeda.

La actividad, que se realiza semanalmente a través de tres partidas, los lunes, miércoles y viernes y de 18.00 a 21.00 horas, está concebida como una iniciación rápida a la gestión financiera, abierta a todo aquel interesado en aprovechar unos momentos de ocio para introducirse en conocimientos útiles en diferentes ámbitos, tanto profesional como doméstico.

“Saber gestionar el dinero desde una dimensión financiera es bueno para todos, y puede ser divertido. Al menos ese es el objetivo”, añade Zepeda.