Enrique Guilabert Pérez, se proclamó hoy nuevo presidente del Colegio de Médicos de Segovia con un 63,44 por ciento de los votos. En una jornada que él mismo aseguró horas antes en declaraciones a Segoviaudaz.es que iba a estar reñida, su proyecto se impuso muy opr delante del de su “contrincante pero amigo”, Luis Gonzálvez, quien obtuvo un 32,26 por ciento de las votaciones. La jornada, en la que emitieron su voto 372 colegiados de los más de 800 registrados en Segovia y de los cuáles 10 fueron nulos (2,69) y 6 en blanco (1,61), deja paso a la nueva directiva tras las últimas elecciones celebradas hace ocho años y en las que salió vencedor Juan Manuel Garrote quien agotó el tiempo máximo de mandato establecido en dos legislaturas. En total fueron 236 votos los que dieron la victoria al médico de Familia en el medio rural frente a los 120 de su compañero Gonzálvez, que ejerce en el medio urbano.

Enrique Guilabert Pérez, hasta ahora representante del sindicato médico CESM-Segovia, abogó por “despertar a los colegiados dormidos” contra unos recortes del Ejecutivo central que consideró una “agresión a nuestra forma de trabajar, a destajo y sin criterios de calidad”. Entre sus principales lineas de actuación resaltó la importancia de “recobrar la dignidad” de los profesionales a los que llamó a la participación, al diálogo y al debate para poder transmitir a la sociedad.

Guilabert, que acudió a ejercer su derecho al voto en torno a las 17:00 horas al contrario que su madrugador contrincante que optó por acudir a las urnas a las 10:00 horas, aseguró que tras resultar elegido presidente del Colegio de Médicos de Segovia, convocará rápidamente una asamblea en el sindicato médico CESM para dar relevo a otra persona. En esta nueva etapa contará con un equipo “completo” que apostará por una institución participativa y con más presencia de cara a la sociedad y que además dirigirá su acción a demostrar que el sistema nacional de salud “es sostenible” y a evitar posibles “bolsas de ineficiencia”.

En este sentido, el nuevo presidente del Colegio de Médicos de Segovia recalcó el trabajo por una medicina con criterios éticos y de calidad que en todo momento impulsará las acciones en formación e investigación que consideró de obligado cumplimiento. “Trabajo, responsabilidad y conocimiento continuado”, serán los pilares de su nuevo cometido, como argumentó.

Su equipo estará compuesto por Marina de la Infanta Pérez como vicepresidenta 1ª, Graciliano Estrada Trigueros, como vicepresidente 2º, Olga de Andrés Fuentes como secretaria; Francisco Javier García Miguel como vicesecretario y Rafael Sanz Ferreiro como tesorero.

 

Relevo

A mediodía el que hasta hoy fue presidente del colectivo, Juan Manuel Garrote, asistió a ejercer su voto para nombrar a su nuevo representante. “Seguro que trabajará por el colectivo y por la profesión porque su misión no es ser representante de los médicos, sino de los valores de la profesión”, recordó a Guilabert. Aunque se mostró seguro de que cualquiera de los dos candidatos que hubiera salido habría trabajado por la calidad de la profesión, Garrote incidió en que al nuevo presidente se le encomienda la labor de velar por la salud ante la sociedad.

Garrote subrayó la necesidad de apostar por programas destinados a los facultativos como el de ayuda al médico enfermo o la promoción de prevención contra las agresiones, pero también hizo especial hincapié en que el nuevo presidente “ha de ser leal con quién nos ha contratado, los ciudadanos”. En este sentido, ensalzó el carácter social de una “corporación de derecho público” que trabaja en materia de seguridad sanitaria.

El que fue hasta hoy presidente del Colegio de Médicos de Segovia desde al año 2005, animó al nuevo representante a luchar contra el “movimiento pendular de los políticos” que ante la crisis económica “intentan hacernos responsables de la quiebra económica”. Garrote insistió en la denuncia de los recortes y en la defensa de una sanidad “universal y equitativa”, como principales encomiendas de Guilabert. Muy diferente a lo que él mismo se tuvo que enfrentar al comienzo de su mandato “en un momento de exaltación financiera cuando los políticos hacían campaña electoral con la sanidad”, concluyó.