El presidente de la empresa hortofrutícola Huercasa acaba de ser distinguido con el Premio José María Antona al Empresario Segoviano del Año 2011 y CECALE de Oro por parte de la Federación Empresarial Segoviana. Se trata de un galardón que se concede a trayectorias ejemplares y Félix Moracho es, sin duda, un gran empresario que ha colocado a su empresa como líder europeo y mundial en productos vegetales de V Gama. como él mismo dice “en Huercasa somos gente bastante luchadora, no somos de los que tiramos la toalla con facilidad… pelamos una, dos y tres veces, hasta agotar a nuestros competidores”. A través de esta entrevista conoceremos más a fondo el secreto del éxito de esta empresa, que a pesar de la crisis, continua aspirando a cotas más altas.

Huercasa ha sido una de las marcas pioneras en productos de V Gama, ¿Cómo fueron los inicios y cómo ha evolucionado tanto la producción como el consumo en estos años?

En Huercasa somos pioneros en V gama porque vimos que había una oportunidad tecnológica y de mercado que se adaptaba a unas materias primas con las que nosotros estábamos familiarizados y que se dan bien en nuestra zona. La verdad es que los comienzos fueron muy duros porque era muy difícil que el productor te lo comprara, venderlo, conseguir rotación… pero tuvimos paciencia y el convencimiento de que había que ir poco a poco. De este modo, hemos ido creciendo a lo largo de estos últimos 30 años de la mano del mercado. Nuestra estructura productiva y nuestra capacidad de producción y fabricación ha ido evolucionando a la par que iba creciendo el mercado.

¿Cuánta gente trabaja en Huercasa?

En Huercasa operamos con una red de sociedades que tienen relaciones entre sí, pero que mantienen una gran autonomía e independencia entre ellas. Aproximadamente, en este momento estamos operando con sociedades que dan empleo estable y fijo a más de 110 personas y en campañas o en épocas de más carga de trabajo e emplea a otras 30 o 40 personas más aproximadamente.

¿Por qué maíz y remolacha en Segovia?

Básicamente porque eran unos cultivos con los cuales nosotros estábamos familiarizados desde hace muchos años, que se daban muy bien en nuestra tierra. También hemos ido especializándonos cada vez más en el conocimiento de esas materias primas, lo que nos ha llevado a conseguir productos de mucha calidad, con altos rendimientos, y altas producciones. Todo ello con unas excelentes garantías desde el punto de vista sanitario y con mucho control en campo. Tenemos agricultores muy entrenados y mentalizados de la importancia de respetar unos protocolos de calidad rigurosos.

Sin duda, la calidad del producto es fundamental para conseguir un buen resultado final. ¿Cómo se controla esa calidad?

La controlamos desde el origen de la materia prima y establecemos contratos con los agricultores donde quedan patentes nuestras exigencias de calidad. Esta medida es también una manera de trasladar esas exigencias de calidad a los mercados en los que estamos presentes. Hay que cumplir unos protocolos de calidad muy estrictos en la materia prima y en todo el proceso de elaboración. Tenemos unas certificaciones de calidad que nos expiden empresas independientes de rango internacional. Además, todo el personal de Huercasa está implicado y comprometido en el control de calidad para ofrecer un producto-servicio de buena calidad.

¿Cómo desarrollan el proceso de cocción, conservación y empaquetado de los productos de Huercasa?

En Huercasa partimos inicialmente de procesos industriales que en su origen se hacían de una manera estandarizada, pero que luego se han ido adaptando, particularizando y haciéndolos a la medida. Estamos en un proceso de mejora y de cambio permanente para optimizar esos procesos, conseguir mejor textura en nuestros productos, mayor calidad, menos daños en los frutos en el proceso industrial, etc… Contamos con un departamento que se encarga de manera continua de ajustar y mejorar todos estos procesos ya que estamos atendiendo mercados que cada vez son más exigentes.

¿A cuántos países llega Huercasa? ¿Cómo ha sido el plan de expansión en los últimos años?

Huercasa se encuentra presente en, aproximadamente, unos 28 países. Fundamentalmente nos movemos en países de la órbita de la Unión Europea y limítrofes: Rusia, Turquía, Israel…, del norte de Europa, y en países del norte de África. Pero reitero que nuestro mercado más importante está en los grandes países europeos como Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, Holanda…. ahí es donde se encuentra nuestro núcleo más importante de actividad.

¿Cual es el valor añadido que aporta Huercasa con respecto a otras empresas del mismo sector?

La buena relación calidad – servicio – precio que ofrecemos en nuestros productos y en nuestra actividad. Somos competitivos, pero no los más baratos. Esto quiere decir que ofreces una buena combinación de estos factores y está muy optimizado. Yo creo que esto lo entienden los grandes operadores europeos y cada vez lo valoran más.

¿La especialización y la internacionalización de los productos son un factor importante en la diferenciación?

Todas las empresas tratan de ver cómo diferenciarse de sus competidores. Para nosotros es muy importante estar muy especializados y demostrar día a día que somos muy buenos en lo que hacemos. Tratamos de convertirnos en el colaborador especializado en estos productos ¡ para las grandes cadenas comerciales en las que trabajamos. En ese proceso de colaboración, estamos ganando cada vez mejores posiciones. Es un trabajo de mucho tiempo, de muchos años, pero nuestros clientes entienden que estamos comprometidos con ellos y cada vez nos toman más en serio, nos consideran y nos respetan más, por lo que los lazos se van estrechando poco a poco.

¿Cree que el consumidor es consciente de todas las ventajas que aportan los productos de V Gama?

Creo que los consumidores conocen y reconocen cada vez más las ventajas de estos productos y lo mismo pasa con los supermercados más importantes de todo el mundo. Los supermercados ya van incorporando en una mayor medida productos como éstos, que son baratos, de alta calidad, que nos se estropean y de fácil consumo.

¿De qué forma se dan a conocer estos productos?

Para ver o analizar las posibilidades que tienen nuestros productos en un mercado concreto, en una cadena o en un país, lo primero que evaluamos desde Huercasa es si existen unos hábitos relacionados con nuestra actividad de consumo. En la medida en la que que existen esos hábitos de consumo de producto fresco, extraemos la conclusión de que hay una oportunidad para estar presentes porque aportamos una serie de ventajas importantes frente al producto fresco, de comodidad, de disponibilidad, de vida útil, de propiedades, de calidad, etc. Nuestra experiencia, que es muy amplia en muchos países y en muchos operadores, nos dice que son productos que funcionan fenomenal en supermercados de todo tipo y , por lo tanto, es nuestro destino fundamental.

No cabe duda de que estamos pasando por momentos difíciles… ¿Qué retos afrontan en estos tiempos? ¿Hacia dónde quiere evolucionar Huercasa?

Nuestro reto fundamental es tratar de seguir creciendo, intentar ser más competitivos y afianzar en un mayor grado nuestra posición en los países, en los mercados y en los clientes que confían en nosotros. Somos gente bastante luchadora y no somos de los que tiramos la toalla con facilidad… pelamos una, dos y tres veces, hasta agotar a nuestros competidores. Para Huercasa ahora mismo es vital mantener nuestra posición a nivel de mercado, mejorar e incrementarla en la medida de lo posible. Nuestra estrategia frente a la crisis ha sido centrarnos en el corazón del negocio, en los productos de más volumen, como es la remolacha roja y el maíz dulce, y seguir apostando por una innovación que ofrezca rápidos resultados. Asimismo, es importante ir a inversiones que se amorticen con más rapidez y que den resultados de mejora de costes que puedan ser percibidas por los consumidores y por los mercados.

 Acaba de recibir el Premio José María Antona al Empresario Segoviano del Año 2011 y CECALE de Oro por parte de la FES. Un reconocimiento de la tierra. ¿Qué supone para Huercasa este galardón?

Supone una gran alegría y una gran responsabilidad porque tenemos un gran sentido de pertenencia a esta tierra, a esta provincia, a esta región, a nuestro país y también a nuestro sector de actividad. Nos gusta que hoy en día el sector agroalimentario sea valorado adecuadamente porque antes siempre parecía que era un poco “el pariente pobre” de la actividad económica. Estamos contentos y satisfechos por los espacios de reconocimiento social que estamos consiguiendo.

Un consejo para los emprendedores en estos tiempos de crisis. ¿Qué les recomienda?

Lo más importante es que luchen por lo que creen, que tengan espíritu de sacrificio y austeridad, que apuesten por su empresa y que no dejen de sembrar nunca. Hay que apostar a largo plazo, porque muchas veces los resultados no se consiguen en un corto espacio de tiempo. Un proyecto puede ser muy bueno, pero a lo mejor sale adelante en base a si eres persistente. Lo que siempre digo es que es fundamental la especialización, ser un buen conocedor de la actividad y ser muy bueno en eso. Después, hay que valorar qué posibilidades tiene esa materia prima o ese servicio en el que estás especializado y ver cuáles pueden ser sus ventajas, pero desde el profundo conocimiento de lo que haces. Y creo que también es importante una cierta dosis de creatividad para ver de qué manera te puedes diferenciar de los competidores y te puedes abrir un hueco en el mercado.