El sector hotelero de Castilla y León afronta 2011 con malas perspectivas tanto en lo relativo a la apertura de nuevos establecimientos como a la ocupación de los que ya están en funcionamiento. De las nueve capitales de provincia, en la única en la que podría abrirse un nuevo hotel a lo largo de este año es Salamanca, aunque la propuesta al respecto aún está sin definir. Sin embargo, la situación es un poco mejor en otras zonas, ya que está previsto que se pongan en marcha un hotel rural de lujo de cuatro estrellas en la localidad palentina de Saldaña, varias casas rurales en la comarca zamorana de Sanabria y sendos hoteles en La Granja de San Ildefonso y en Palazuelos de Eresma, en las inmediaciones de Segovia.

Según los últimos datos recabados por el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes a noviembre de 2010, en Castilla y León había casi 60.000 plazas hoteleras. Las cuatro provincias con mayor número son Salamanca, con 10.773; León, con 10.531; Burgos, con 9.094, y Valladolid, con 7.784. Además, Segovia disponía de 5.896; Ávila, de 4.936; Soria, de 3.786; Palencia, de 3.489, y Zamora, de 3.336.

En Ávila, pese a que durante los últimos años se han puesto en marcha varios proyectos, como el AC en el antiguo convento de Las Gordillas o un nuevo hotel de lujo en el Mercado Chico, la crisis ha paralizado su construcción. Así, en estos momentos tan solo existe un hotel en obras en la capital, cerca del Obispado, con un proyecto complejo, por lo que no se prevé que abra sus puertas hasta 2012, según la Asociación local de Hoteles, Restaurantes y Bares.

Fuentes de la asociación destacaron además que el año pasado se bajaron un 35 por ciento los precios para mantener la ocupación, objetivo que esperan repetir este año, aunque reconocieron que será “difícil”. Durante 2010 tan solo abrió sus puertas en la capital un nuevo establecimiento, el Hotel Puerta de la Santa, de dos estrellas y doce habitaciones, ubicado en el casco antiguo, en la calle Empedrada, muy cerca del Arco de la Santa de la Muralla y del paseo del Rastro.

Por su parte, en la provincia de Burgos no se está trabajando en nuevos proyectos para 2011 ya que, como señaló en declaraciones a Ical el presidente de la Federación de Hostereros, José Luis López, “en los últimos años la ocupación hotelera ha rondado el 50 por ciento y sería un disparate construir más hoteles”. López consideró que la capital burgalesa tiene un capacidad turística “más que notable” y cuenta con un número “suficiente” de hoteles, por lo que no ve conveniente que estos espacios aumenten.

Asimismo, aclaró que en 2010 la capital sufrió una bajada del 6 por ciento en la ocupación, a pesar de que el Año Jacobeo ayudó a muchos hoteles y hostales a remontar las pérdidas. De cara al futuro, y en relación con la candidatura de Burgos 2016, el presidente de los hosteleros locales aseveró que Burgos no necesita más hoteles porque “en ningún momento se han llenado” los actuales.

En la ciudad de León tampoco existen grandes proyectos hoteleros en firme de cara a 2011. Dada la situación económica actual, el sector apuesta por mantenerse “tal y como está” al tratarse de un momento “difícil” para emprender nuevos negocios de estas características ya que los ciudadanos “cada vez gastan menos y la crisis continúa afectando y mucho al sector de la hostelería”, según indicó el presidente de la Asociación de Hosteleros de León, Esteban Díez.

Uno de los proyectos anunciados en los últimos años es la construcción de un hotel y una central de reservas de la cadena AC en el polígono de La Lastra de la capital. Sin embargo, este proyecto continúa “paralizado completamente”, como ya confirmó el presidente de la cadena, Antonio Catalán, a la espera de conocer cómo León “escapa de la crisis”. Este nuevo establecimiento se planificó para disponer de 150 habitaciones, mientras que el centro de llamadas se ubicaría de manera temporal en el Hotel AC San Antonio, con entre 30 y 35 trabajadores, hasta la construcción del inmueble, que albergaría a una plantilla de unos 80 empleados.

En Salamanca, el año 2011 se presenta “duro, bastante plano y sin perspectivas de mejora a corto plazo”, según el presidente del colectivo hotelero en la ciudad, Silverio Vicente, quien además reveló que tampoco se prevén cambios significativos en lo referente a ocupación. Respecto a la apertura de nuevos establecimientos, en la ciudad del Tormes únicamente se espera la puesta en marcha de una nueva propuesta, aún por definir, a lo largo del año.

La crisis se ha cebando con el sector hotelero salmantino hasta el punto de que en 2010 la tasa de ocupación fue más baja que el año anterior, el primero marcado por la recesión. Únicamente determinadas fechas vacacionales logran mejorar los balances de los libros de cuentas que, en opinión de Vicente, podrían empezar a vivir mejores momentos a partir del próximo verano. Sin embargo, la experiencia del año pasado, cuando se pensaba que las cosas iban a empezar a cambiar y no fue así, no hace albergar demasiadas esperanzas. Eso se une a la apuesta gubernamental de la alta velocidad por otras zonas de España, “que provoca que se pierdan ventajas competitivas”.

El único dato positivo para el sector hotelero es que ya se ha empezado a percibir cierta mejoría en ciudades de gran tamaño como Madrid, lo que podría dar una pista sobre una próxima salida de la crisis puesto que “las ciudades de provincia entraron más tarde en ella y también saldrán un poquito después”.

 

Algunos proyectos

En un contexto de nula actividad empresarial en 2009 y 2010, la única iniciativa hotelera de la capital y la provincia de Palencia prevista hasta el momento para 2011 será un establecimiento rural de lujo de cuatro estrellas en Saldaña, con 26 plazas. Estará situado junto a una superficie de más de 15.000 metros cuadrados en un entorno natural arbolado que rodea una antigua casa forestal rehabilitada, cuya gestión fue adjudicada por la Junta en noviembre en un concurso público durante 40 años.

La instalación acogerá además un restaurante, un amplio espacio para tratamientos termales y un Centro Internacional de Estudios Romanos (CIER), orientado a aprovechar la actividad cultural que genera el cercano yacimiento arqueológico de La Olmeda. El proyecto podría estar concluido en marzo de la mano de un emprendedor de la villa saldañesa, Francisco Caballero, que ya gestiona el Complejo Turístico El Valle, un albergue que incluye un poblado romano recreado al aire libre, abierto desde 2003 y con 350 plazas.

Por otra parte, el próximo año se podrían abrir dos hoteles en Segovia, aunque será en las proximidades, no en la capital, donde el último establecimiento se inauguró el pasado mes de noviembre, el Don Jaime, en la calle Daoiz, cerca de la Plaza Mayor. El Ayuntamiento señaló que hasta la fecha no ha recibido ninguna petición de licencia de obras para inmuebles de este tipo.

En estos momentos está en construcción un hotel en La Granja de San Ildefonso, a 15 kilómetros de la capital, que se abrirá en los próximos meses. Ubicado en las proximidades de la Puerta de la Reina y de la Fábrica de Cristales, lo promueve el Consistorio y tiene unas 25 habitaciones.

Existe además otro proyecto hotelero importante en el término municipal de Palazuelos de Eresma, a unos seis kilómetros de la ciudad. Se trata de una nueva construcción de la cadena NH Hoteles, que se ubicará en el complejo residencial y de ocio Segovia 21, promovido por la Diputación Provincial, Caja Segovia y la Cámara de Comercio.

 

Paralización

En Soria, las previsiones que maneja la Asociación de Hosteleros sobre el estrenado año no son buenas. El presidente, Ángel Hernando, señaló que la crisis ha provocado que las reservas y la ocupación hostelera bajen de una manera estrepitosa, y que hasta ahora ningún empresario se ha dirigido a la asociación manifestando que quiera abrir un nuevo establecimiento en la provincia. “Nos enfrentamos a un año difícil, a pesar de que todavía es pronto”, aseveró Hernando, quien remarcó que además la crisis ha obligado a los hoteles a reducir los precios un 20 por ciento.

La oferta hotelera en Soria aumentó durante 2010 con la apertura del Hotel Leonor Centro, con 24 habitaciones, situado en un edificio de seis plantas que dispone de ‘spa’ y la última tecnología. Su apertura el pasado mes de mayo supuso la creación de 14 puestos de trabajo. A este establecimiento se sumó el balneario Santa Catalina en El Burgo de Osma, que ofrece 70 habitaciones y ha creado 40 empleos.

En Valladolid, las previsiones para este año “no son halagüeñas”, según destacó el gerente de la Asociación Provincial de Hostelería, Óscar Zapico, quien comentó que en estos momentos no tienen noticias de que ningún empresario tenga previsto poner en marcha un nuevo hotel en la ciudad y en su área metropolitana a lo largo de 2011.

Zapico indicó que, aunque en la actual situación económica las previsiones “no son fiables”, las expectativas “no son muy buenas ni para los clientes de trabajo ni para los de turismo”. “Esperemos que el tema de congresos y de trabajo sea positivo el próximo año porque eso va a incidir en que la ocupación sea mejor o peor”, apostilló.

Respecto al balance de 2010, Zapico señaló que ha sido “peor” que el de los años precedentes e incidió en que se ha realizado “un ajuste de precios muy importante” ya que los costes medios de los alojamientos se han quedado igual que en 2009 o incluso por debajo. Asimismo, aseguró que en estos momentos la demanda hotelera en Valladolid está “absolutamente cubierta” y que, de hecho, sobran plazas a lo largo de todo el año.

Por último, en la provincia de Zamora no está previsto que haya “grandes variaciones” en el número de plazas hoteleras disponibles, según apuntó a Ical Óscar Somoza, presidente de la Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería (Azehos), aunque sí destacó que “hay unas cuantas propuestas interesantes e iniciativas de empresarios que apuestan por la provincia, especialmente en la comarca de Sanabria”, haciendo referencia a proyectos en San Salvador de Palazuelo, Galende, Puebla de Sanabria y otras localidades del noroeste de la provincia.

“Para 2011, solamente en la comarca de Sanabria habrá unas 60 o 70 plazas nuevas de turismo rural, según los datos recabados por los grupos de acción local, y unas 150 en toda la provincia”, remarcó. Respecto al turismo convencional, Somoza indicó que “está creciendo a mucho menos ritmo y no hay casi nada previsto”, aunque podrían surgir algunos proyectos con unas 40 nuevas plazas en total.