La Asociación Segoviana de Empresarios de la Madera (ASEM) festejó hoy lunes, 19 de marzo, la festividad de su patrón, San José. En la provincia segoviana, la mayoría de industrias del sector son pymes con dificultades para acceder a créditos financieros.

El tesorero de ASEM, Rafael Arribas, reclamó en esta jornada festiva más facilidad para conseguir ayudas económicas de las entidades bancarias, para poder mantener a flote sus negocios. Arribas asegura que “después de la construcción, el de la madera es el sector peor visto en el ámbito financiero a la hora de conceder préstamos”. La situación que vive el sector es “muy delicada” y los empresarios se encuentran con que las entidades bancarias “no abren la mano y se pone todo muy complicado”

La falta de soporte económico es uno de los factores que más influyen a la hora de poder continuar la actividad ya que “las ventas son flojas”, señala Arribas. Añade que “es difícil salir adelante” en las condiciones actuales porque “está todo muy parado”.

En Segovia hay unas 130 industrias que se dedican al sector de la madera, entre las que se cuentan las de muebles, tapicerías, rematantes, aserradores, carpintería y ebanistería. Dan trabajo a unas 2.000 personas y la gran mayoría son pequeñas y medianas empresas (PYMES). 51 de las 130 ni siquiera tienen asalariados, funcionan con una única persona que es, a la vez, empresario y trabajador único del negocio. Sólo una industria tiene más de 50 trabajadores. Y casi todas tienen entre 1 y 3 empleados. La capital segoviana y Cuéllar concentran buena parte de estos negocios.

En cualquier caso, más allá de la crisis, la jornada de hoy, 19 de marzo, estuvo marcada por la fiesta de San José. Los empresarios segovianos celebraron, como manda la tradición, una misa en la iglesia de San Millán y después compartieron un vino español.