Los vecinos del casco histórico siguen abogando por la vuelta del consultorio médico al Policlínico y por la recuperación del uso integral del edificio para uso sanitario. La Asociación de Vecinos del Recinto Amurallado (AVRA) considera que la planta baja del inmueble puede habilitarse para consultas, con un gasto mínimo de acondicionamiento.

La historia se remonta a años atrás, cuando, tras meses de reivindicaciones, los vecinos del recinto amurallado consiguieron la instalación de un consultorio médico en el Policlínico. “Su instalación allí supuso una mínima inversión para adaptación de espacios y su mantenimiento apenas suponía gasto añadido a los demás servicios que allí había: urgencias, centro de día, psiquiatría, geriatría, estancias hospitalarias de media y larga duración”, confirman fuentes vecinales. Sin embargo, al final, el consultorio se desalojó de ese edificio y se trasladó al Hospital de la Misericordia al detectar fallos de seguridad en el inmueble tras la realización de algunas pruebas de resistencia.

A los vecinos no les convencieron esas explicaciones y reiteran que el Policlínico es la mejor ubicación para el consultorio del casco histórico segoviano. Por ello siguen “sin entender por qué no se empieza el camino de retorno instalando allí el consultorio”. Según AVRAS, la planta baja del edificio puede habilitarse como sala de consultas “con un gasto mínimo de acondicionamiento, y mantener un funcionamiento autónomo respecto del resto del edificio ya que no necesita ascensor y tiene un magnífico acceso a pie y para ambulancias u otros vehículos”. Las mismas fuentes vecinales añaden que “esto mantendría el uso sanitario del edificio, aseguraría su conservación básica al estar controlado, ahorraría el pago de alquiler y, lo más importe, no ofrecería dudas sobre la supuesta intención, veladamente expresada por el Consejero de sanidad, de recuperarlo en su integridad cuando las condiciones económicas lo permitan”.

La Asociación de Vecinos del Recinto Amurallado asegura que “ni cuando se trasladó el consultorio al Hospital de la Misericordia, ni ahora si se saca de allí, se nos ha consultado o pedido opinión a los vecinos”. Critica la actitud de los responsables del Partido Popular de Segovia por no defender los intereses vecinales, ya que, dicen, “se nos imponen las decisiones que se toman, suponemos que en Valladolid, con no sabemos qué grado de aquiescencia de las autoridades o cargos políticos del PP segoviano, que parecen vivir una difícil contradicción en su condición de representantes de los intereses segovianos”.