Cuando los recuerdos se unen a la necesidad de salir hacia delante económicamente, a la inquietud por llevar a cabo un trabajo exquisito y a una buena idea explotada de manera correcta, el resultado solo puede ser el que ha obtenido la leonesa Paula González con su empresa de jabones y cosmética natural Olivia Soaps. Más de 10.000 seguidores en Facebook, otros cuantos en Twitter superando los 3.100 y trabajos artesanales para todo el territorio nacional, e incluso internacional, avalan el esfuerzo de esta segoviana de adopción que acaba de abrir tienda en la calle Velarde, 9 en pleno casco histórico de la capital del Acueducto.

Los jabones corporales, bálsamos labiales o velas, con olores como el del mojito, la rosa mosqueta, la magnolia o el jazmín, entre otros innumerables, se mezclan en Olivia Lab&Soap Room, un espacio que nace como “única manera de darle esquinazo a la crisis y tener un futuro laboral”, como explica Paula González. Después de estudiar Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad de Valladolid y tras el fallecimiento de su padre, apunto de embarcarse en un negocio de venta de jabones, esta joven empresaria decidió continuar con su legado y dar salida a una situación económica y laboral cada vez más turbia.

“Nunca nadie dijo que fuera fácil” y los días de quebraderos de cabeza, y la drástica reducción de vida personal se va haciendo  cada más evidente conforme el proceso avanza. No obstante, Paula González asegura a la agencia Ical que “cuando tu pasión se convierte en tu trabajo, el margen de beneficio no es algo tan importante”. Y con una crisis planeando sobre su cabeza, todas las fuerzas e ilusiones se concentran en salir adelante, porque como explica el alma máter de Olivia Soaps, “no he conocido empresarialmente otro momento”.

Aunque es una asignatura obligatoria que las cuentas cuadren, González no pierde ni un ápice de calidad, detalle y buen gusto en sus productos. Estos valores, sumados a la originalidad, han hecho que mas de un centenar de parejas apunto de casarse hayan elegido sus productos para regalar a sus invitados. Unos jabones con formulas personales, y estudiadas al milímetro que se convierten en piezas únicas que encierran perfumes con historia de amor.

En esta nueva etapa, que comienza  con la apertura de Olivia Lab&Soap Room coincidiendo con el Puente de El Pilar,  González ha confiado en otra castellano leonesa, Noelia Porras, contratándola para llevar hacia delante el negocio. Una leonesa y una burgalesa afincadas en Segovia que recibirán a sus clientes en un local, cuidado al detalle, en pleno barrio caballeresco de las Canonjías, el Jardin de Fromkes, que ofrece espectaculares vistas como las del Monasterio de El Parral.

La ayuda de familiares, amigos y de su pareja, además de un esfuerzo que viene de muy atrás, ha hecho posible que Paula González haya sido recomendada en numerosas ocasiones por revistas como Cosmopolitan o Vanity Fair, además de por un sin fin de conocidos bloggers del “lifestyle”, diseñadores, decoradores o weedings planners. Muchos de ellos, se dieron cita en la inauguración de un negocio que asienta el principio de la filosofía de vida de esta joven empresaria: el de “tener un sueldo, formar una familia y ser feliz, nada más y nada menos, como cualquier otra persona”.

Algunos de sus productos como jabones o velas/ R.Blanco