El consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván, presenta este jueves en Bruselas el Transporte a la Demanda en el marco de la Jornada “Transporte Público de Viajeros. Sistema de Transporte a la Demanda en la Comunidad Autónoma de Castilla y León”. La convocatoria se va a desarrollar en la Sede de la Delegación Permanente de Castilla y León ante la UE, con la asistencia de representantes de la Comisión Europea y de los Estados miembros.

Esta iniciativa se enmarca dentro de las actividades programadas por la Junta de Castilla y León durante este semestre en la Unión Europea y responde al interés manifestado por distintas regiones europeas por este proyecto pionero de transporte público en el medio rural.

Castilla y León es la primera región europea en la implantación de este novedoso sistema de gestión del transporte público de viajeros. El interés suscitado por la iniciativa se ha puesto de manifiesto en otras Comunidades Autónomas (se han mantenido ya reuniones con el Gobierno de La Rioja para la implantación del sistema en esta Comunidad), en el propio Ministerio de Fomento, y en países de la Unión Europea como Hungría e incluso de Hispanoamérica, como Chile.

Además, la región alemana de Brandenburg ya solicitó información sobre Transporte a la Demanda, con el objetivo de estudiar la implantación del servicio en esta región.

 

Un lustro de Transporte de Atención a la Demanda

En nuestra provincia, el Transporte a la Demanda ya se ha implantado y funciona con absoluta normalidad en ocho zonas. En primer lugar, en septiembre de 2005, comenzó a funcionar en Cuéllar y Carbonero el Mayor, y a estos municipios les siguieron en este orden: Cantalejo, Nava de la Asunción, Riaza, Navafría, Sepúlveda y Sacramenia, la última zona en la que se puso en marcha en el mes de marzo de este año 2010. Por lo tanto, en la actualidad funcionan en la provincia de Segovia 61 rutas, con 272 localidades atendidas y más de 285 expediciones semanales. En total, el número de ciudadanos beneficiados asciende a 79.357. A estas zonas hay que sumar también las siete localidades segovianas de la zona de Íscar que se benefician del funcionamiento del Transporte a la Demanda en esta área de la provincia de Valladolid.

Desde su puesta en marcha, los viajeros manifiestan un alto grado de satisfacción por el servicio de transporte a demanda, cuyo éxito radica en el servicio social que presta más que en el número de usuarios, no muy alto, ya que atiende especialmente núcleos poco poblados.

La puesta en marcha del Transporte a la Demanda es una iniciativa de la Consejería de Fomento que desde mediados de 2004 lleva a cabo la implantación y desarrollo de este nuevo sistema de gestión del transporte basado en una petición previa del ciudadano. Con el transporte a la demanda, se pretende que los vehículos que prestan los servicios regulares lleguen a los pueblos pequeños y alejados cuando sus habitantes realmente lo necesiten. Es un servicio público que la Junta de Castilla y León costea en un 95%. El viajero sólo debe abonar 1 euro por desplazamiento.

 

¿Cómo se utiliza el Transporte a la Demanda?

El sistema se coordina a través del denominado Centro Virtual de Transportes a la Demanda, a través del cual se intenta centralizar la gestión de los servicios de transporte que atiendan las zonas rurales y periféricas de la Comunidad. El Centro está dirigido por la Junta de Castilla y León.

El funcionamiento de la iniciativa es sencillo en origen, pero requiere de la implantación de una tecnología base avanzada y compleja para su correcto funcionamiento.

El desarrollo del ciclo de funcionamiento es el siguiente:

Con antelación suficiente al desplazamiento que se desea realizar, el viajero habrá comunicado su demanda de transporte, mediante una llamada gratuita al número 900 20 40 20 (que funciona de lunes a domingo, de 8:00 a 20:00 horas), dirigida al Centro Virtual de Transporte a la demanda.

Este Centro, en el que se reciben todas las llamadas de las personas que demandan este tipo de servicio, da traslado de esta petición al operador de transporte, con el fin de que éste realice la asignación del vehículo concreto, que deberá pasar necesariamente por la localidad solicitante del servicio.

Por otra parte, se instalan en las localidades que cuentan con este tipo de servicios, unos paneles informativos, conectados directamente con el Centro Virtual, que informan a los vecinos del lugar en que se encuentra el autobús dentro del trayecto a realizar, así como de las diferentes incidencias que surjan a lo largo del mismo.

Para transmitir esta información, el vehículo que realice el servicio lleva un equipo que permite la notificación de los tiempos de llegada a cada parada.