Es mucho más que una reina de la belleza y trabaja duro cada día para demostrarlo. Remedios Cervantes, la actriz malagueña que en un ya lejano 1986 utilizó el título de ‘Miss España’ como plataforma para iniciar una sólida carrera de actriz, afirma que ella siempre “ha querido ser actriz”.

Tras dar sus primeros pasos como modelo, después como presentadora y más adelante en series televisivas como ‘Calle Nueva’ o ‘Arrayán’, llega a Segovia avalada por una larga trayectoria en el teatro. Este sábado estará en el Juan Bravo con la obra teatral ‘Confidencias muy íntimas’.

 

¿Cómo es Remedios Cervantes?

Tendrías que preguntarle a los que me rodean (entre risas). Yo me considero una mujer normal que hace su trabajo y trata de no hacer daño a nadie.

 

¿Siempre tuvo claro que quería ser actriz?

La vocación por el teatro la he tenido siempre, lo cierto es que no sé bien por qué sorprende tanto. Sé que he sido una “Miss atípica”, pero trabajando he conseguido hacer lo que siempre he querido. Sólo tuve que bajarme de las pasarelas y dejar los tacones colgados, eso sí, en el momento justo. Mi primer contacto con el teatro fue con “Cinco horas con Mario”, que protagonizaba Lola Herrera , una actriz con la que me encantaría algún día compartir tablas. 

 

¿Considera que la televisión ha sido una buena escuela?

La televisión es un medio que a mi, particularmente, me encanta, a pesar del ritmo frenético de trabajo. La televisión te enseña mucho, aprendes de una profesión, pero la gran escuela para mí es el teatro.

 

¿Cómo defines al teatro? ¿Qué es lo que le aporta a tu vida?

El teatro es tanto que no tendría tiempo de contarlo en una entrevista. A mí me aporta mucho en mi vida. Me da seguridad, sanea mi mente, aprendo cada minuto de ello y sobre todo lo AMO.

 

¿Con qué obra teatral te quedarías de las que has hecho y con qué serie? ¿Por qué? ¿Qué te han aportado?

Me quedo con todas porque cada una de ellas han tenido su importancia. “Buenas noches madre”, con la que también fui a Segovia, siempre será mi ojo derecho porque fue la primera que produje. Curiosamente, mi debut teatral fue en Segovia en el 92, con Arturo Fernández, fíjate con lo nerviosa que estaba entonces y ahora mucho más, ya que la responsabilidad cada vez es mayor.

 

¿Cómo animarías a alguien que quiere dedicarse a la profesión de actriz? ¿Lo recomiendas?

Difícil de recomendar. Esto es una profesión muy seria. Ser actor-actriz no es salir en la tele y ser famoso, son muchas cosas, mucho más importantes. Quien sienta de verdad la llamada del teatro, que la siga y que trate de tener su propia personalidad.

 

¿En qué proyectos estás trabajando en estos momentos?

Mi proyecto es Confidencias muy intimas, función que interpreto y produzco asociada con mi compañera de reparto Sole Palmero. Creo que ese proyecto es por ahora lo que más ocupa mi tiempo, pero en secreto te diré que tengo algo importante de TV entre manos.

¿Tienes marcado algún objetivo? ¿Hasta dónde piensas llegar?

Las metas son para los corredores de Fórmula 1, de ciclismo… Siempre he pensado que si me pusiese metas, qué haría cuando llegase a ellas. No, no tengo metas, me gusta mucho que la vida me sorprenda cada día en todo, me gustan los pequeños retos que me encuentro a diario, si esos son metas, esas son las mías.

 

La obra se llama ‘Confidencias íntimas’. ¿Cuál es tu grado de confianza sobre las personas? ¿Alguna vez has pasado por una situación que te haga ser desconfiada o por el contrario te muestra abierta y confiada ante tu gente?

Por supuesto que he tenido esas situaciones, como todo el mundo. Yo confío siempre en las personas; si me fallas, el problema lo tienes tú, no yo. Lo que si aprendes con los años es a elegir a tus amigos, y yo los míos los tengo muy bien elegidos ya. Ésta es una obra en la que se ve reflejada la vida en el escenario, porque son cuatro historias cotidianas de cuatro personajes que están solos aunque ellos no lo sepan; porque abre puertas de ataduras que tenemos, porque da la importancia a la palabra, porque tenemos que aprender a escuchar más a los demás, porque no podemos olvidarnos de nosotros mismos… Y porque el teatro en directo es lo único que no se puede bajar de Internet (entre risas).

 

¿Habías venido alguna vez a Segovia?

Ésta es la cuarta vez que actuaré en el Teatro Juan Bravo. Todas las veces anteriores han sido experiencias muy buenas, espero que ésta no lo sea menos. Los recuerdos son maravillosos.

 

 

Trabajar con gente que lleva tanto tiempo en teatro suponemos que tiene que ser un reto para ti. ¿Cómo lo afrontas? ¿Qué supone para ti este hecho?

Me alegra compartir los escenarios con buenos actores porque siempre será mejor mi trabajo. Quisiera trabajar siempre con los mejores, de hecho, mis compañeros lo son.

 

¿Qué frase identifica a Remedios Cervantes?

Tenacidad y lealtad, por supuesto.

 

¿Qué les dirías a los lectores internautas de Segoviaudaz.es?

Que vengan a vernos, que no les defraudaremos y pasarán un rato agradable.