Los niños segovianos aprenden, sin salir de clase, a ser consumidores, buenos consumidores. La Oficina Municipal de Información de la Concejalía de Servicios Sociales organiza «El supermercado en la Escuela» un taller itinerante de consumo que a lo largo del mes de noviembre recorrerá 17 centros de enseñanza.

En las aulas los alumnos reciben primero los conceptos teóricos para que se familiaricen  con términos como el ticket de compra, el presupuesto previo y las hojas de reclamaciones, para a continuación poner toda esa información en práctica en el «supermercado» recreado, para la ocasión, en el mismo colegio.

Los alumnos de entre 8 y 11 años, estudiantes de 3 a 6 de Primaria, pueden hacer la compra aplicando lo que han aprendido antes, eligiendo los productos más saludables y descartando aquellos menos adecuados para mantener una dieta equilibrada. A la vez, los estudiantes tienen la oportunidad de recordar otros conceptos relacionados con el medio ambiente como la producción de residuos. Los niños pueden visualizar aquellos envoltorios más contaminantes o los que deben ser reciclados, frente a los más ecológicos.

Las ideas fundamentales que impulsan la organización de este taller son que los niños sean capaces de diferenciar, entre los productos a la venta, aquellos que sean los más adecuados para mantener una buena salud, que sean responsables a la hora de realizar las compras, eligiendo sólo lo que necesitan realmente, que comprendan la importancia del dinero y que sepan organizarse antes de comprar echando mano de una lista con los artículos concretos.

Aprovechando el taller, se introduce el concepto de «derechos del consumidor» y la Hoja de Reclamación. Los niños, incluso se ponen en situación y rellenan una hoja de reclamación al plantearse una situación que consideran injusta.

Los concejales de Servicios Sociales y Medio Ambiente, Andrés Torquemada y Paloma Maroto, han compartido con los estudiantes esta experiencia, un taller eminentemente educativo y doblemente práctico, ya que los conceptos «consumo» y «residuos-reciclaje» van estrechamente unidos.