Con una trayectoria de más de 18 años a sus espaldas, los granadinos quieren lanzar a través de las letras de ‘Náufragos’, su último trabajo, un “mensaje esperanzador” a pesar de la situación de crisis por la que atraviesa el país. Aunque lamentan que la subida del IVA suponga cada vez más un acceso más complicado a la cultura, se muestran convencidos de “que saldremos de esta”. Respecto a la polémica nacida a raíz del trágico incidente de Madrid Arena, señalan que existe “un exceso de regulación” y abogan por una leyes sensatas que no hagan inviables cualquier actividad cultural.

Tras la actuación que ya ofrecieron en la primera edición de Winter Indie City (WIC) hace dos años, los granadinos Niños Mutantes volvieron el sábado a Segovia para apoyar este festival intermitente que, según aseguran, ha conseguido colocar a la capital del Acueducto en la ruta de las bandas españolas. Próximamente viajarán hasta Burgos y Valladolid para presentar su último trabajo, ‘Náufragos’ . Será el jueves 29 en la Sala El Hangar de la capital burgalesa , y el viernes 20 en Sala Bitácora de la ciudad del Pisuerga.

 

-Año tras año asistimos al nacimiento y a la desaparición de grupos. Bandas que se esfuerzan por sobrevivir pero que no encuentran su lugar en la industria musical. Niños Mutantes lleva a sus espaldas una trayectoria de 18 años. ¿Tiene el título de vuestro último trabajo, ‘Náufragos’, algo que ver con ello?

Pues no, la verdad. Somos náufragos de un montón de cosas a nivel personal y a nivel colectivo. Estos años han sido muy duros para todos y lo siguen siendo, pero el náufrago es el que sobrevive a la catástrofe del hundimiento y por tanto todos somos supervivientes y para nosotros tiene un significado positivo. Queremos transmitir un mensaje esperanzador.

-¿Qué ha sido lo más gratificante y lo más duro de la profesión durante este tiempo?

Lo que más gratifica siempre es el proceso de crear una canción. Es maravilloso, casi nunca se olvida y te sientes bien contigo mismo. No hay cosas especialmente duras en esto, hay mucha entrega, muchas horas y muchos kilómetros, pero nos gusta tanto que no nos quejamos nunca.

-Ocho trabajos después, ¿qué es lo que ha hecho que ‘Náufragos’ goce de nuevos ritmos? ¿Era hora de cambiar registros? ¿Cómo está siendo su acogida?

Bueno, siempre intentamos evolucionar y encontrar nuevas vías, nuevos ritmos y nuevos registros melódicos y estructurales; lo que pasa es que en este disco nos reencontramos con el mundo de las percusiones que habíamos utilizado poco y que la verdad es que enriquecen muchísimo las canciones, de ahí que parezca que hay nuevos conceptos rítmicos.

El disco sigue la línea del anterior y la acogida de público y crítica ha sido muy buena y sigue creciendo.

-En la última cita en Segovia no faltó el sudor de una enérgica actuación. ¿Se nota el paso del tiempo? ¿Ofrece Niños Mutantes el mismo espectáculo o ha ido variando?

Ofrecemos el mismo espectáculo, pero mejor (risas). Nuestros conciertos en salas se basan en la intensidad controlada, dar de nosotros lo mejor que somos capaces. Utilizamos los medios tiempos para que el público respire y llevarlo al éxtasis en la parte final del concierto.

-Es evidente que la crisis afecta en todos los ámbitos sociales, pero lo cierto es que de los doce temas del álbum algunos parecen calificativos de lo que la sociedad está viviendo. ‘Hundir la flota’, ‘El miedo’, ‘El infierno’ o ‘Caerán los bancos’. ¿Por qué esos títulos que, a priori, pueden parecer tan pesimistas?

Nos cuesta trabajo hablar de cosas intrascendentes, nos gusta implicarnos en lo social y psicoanalizarnos a nosotros mismos. “El Miedo” o “El Infierno” son canciones muy personales sobre el comportamiento del individuo y los miedos y defectos que todos tenemos. “Caerán los Bancos” es la canción que se merecía más de uno, el sistema no aguanta más chorizos y nosotros queríamos decirlo de alguna manera. Y “Hundir la flota”, en realidad es una canción muy positiva que aboga por el cambio que a veces debemos dar a nuestra vida y que nos cuesta asumir. El mensaje es que lo hagas y que no te pares a pensar en las consecuencias.

-Según vuestra opinión, ¿en qué momento se encuentra la industria musical en el país?. ¿Están afectando de una manera clara el incremento del IVA en la cultura? ¿Se nota en los conciertos o en la compra de discos?

Pues por ahora donde realmente lo hemos notado es en la cerveza. El otro día nos clavaron 2.15 euros por una caña en Granada, o sea, casi 400 pesetas. Hace 10 años costaba 100 pesetas. Nadie puede asumir multiplicar por cuatro el coste de la vida en diez años. Parece una frivolidad de ejemplo pero no lo es. Resulta que si vas a un concierto te vas a tomar unas cervezas y alguna copa. El concierto ya ha subido de dos a tres euros en los últimos meses y las cervezas y las copas son impagables, resulta que tienes la manía de comer todos los días, de ducharte, darle a la luz, comprar pan y te permites el lujo de tener un vehículo hay que echarle gasolina y cambiarle las ruedas de vez en cuando…te han subido el IRPF, el IVA y todos los impuestos indirectos…

Conclusión: No tomas cervezas, no sales de copas, no vas a conciertos y mucho menos te compras un disco, un libro, ni vas al cine. No puedes, tienes que pagar los demás lujos de primera necesidad para poder vivir.

-A raíz de la tragedia de Madrid Arena parece que se están empezando a revisar muchas normativas relativas a las citas que albergan gran afluencia de público. Como una de las partes implicadas en este tipo de eventos ¿Creéis que se cumplen las normativas exhaustivamente?

Normalmente sí. Pero también pasa algunas veces que la gente vende más entradas del aforo calculado. Hay de todo. Lo que hay que hacer es controlarlo y revisarlo. Nunca prohibir las cosas de antemano. Las leyes y normas excesivamente preventivas acaban por prohibir todo y hacer inviable cualquier actividad cultural.

-¿Consideráis que la normativa vigente es suficiente, que se debe controlar en mayor grado su cumplimiento como hará la Comunidad de Madrid? ¿O quizás se necesitan nuevas regulaciones como en Murcia?

Hay un exceso de regulación. Lo que hace falta es sensatez entre los inspectores de Medio Ambiente y los promotores de Eventos. En Granada hay tantas normativas que hacer un concierto es un milagro y hemos estado dos años luchando para que los locales puedan volver a programar.

-Volviendo al disco, hay otras canciones que parecen augurar nuevas formas de ver las cosas, más positivas, como ‘Empezar de cero’ o ‘Dame tu mano’. ¿Confiáis en que esta situación pase pronto?

No es que confiemos, es que va a pasar y lo único que podemos hacer es trabajar, estar unidos y mirar al frente.

-Winter Indie City (WIC) es un festival que sí ha ‘empezado de cero’ hace tres años, y vosotros ya participasteis en su primera edición. ¿Qué opinión os merecen estas iniciativas?

El WIC es estupendo. Se parece mucho al ciclo Fonorama que desarrolla un buen amigo nuestro en Planta Baja de Granada. Los ciclos de conciertos de invierno en ciudades pequeñas se agradecen muchísimo, tanto por el público como por las bandas.

-¿Cómo surgió la oportunidad de participar en él la primera vez? ¿Y esta segunda? ¿Cómo fue esa primera experiencia en el festival?

Su promotor es seguidor de la banda desde hace mucho tiempo y se puso en contacto con nuestra agencia. El trato fue exquisito. Segovia es una ciudad encantadora que antes no estaba en la ruta de las bandas españolas y que gracias al WIC, ahora está en órbita. Esto es toda una hazaña.

-¿Auguráis que pueda convertirse en una nueva cita de referencia en Castilla y León?. Para vosotros y desde la experiencia. ¿Qué ingredientes hacen falta para que nuestro WIC se convierta en una cita de referencia como la también castellano leonesa, Sonorama Aranda?

Es muy complejo montar un Festival como Sonorama y no corren buenos tiempos en cuanto a las financiaciones, pero la realidad es que cada vez hay más Festivales y casi todos son un éxito. El público se ha regenerado y se ha convertido a la nueva música española, eso que llamamos Indie y que nadie sabe muy bien lo que es. El caso es que el público está ahí. Sólo hay que ofertar un buen cartel, una ciudad atractiva y una buenas condiciones de estancia. Os deseamos lo mejor en ese sentido!

-Viajáis por toda España, abarrotáis conciertos, en salas, en pabellones y en festivales. Tras vuestra parada segoviana, próximamente viajaréis hasta Valladolid y Burgos. ¿Qué destacaríais de vuestro público castellano y leonés?

Algunos de los conciertos más vibrantes de nuestra carrera los hemos dado en Valladolid, el Sonorama o por ejemplo en León en Marzo que fue una auténtica locura con cientos de personas entregadas cuando el disco llevaba solo 15 días en la calle. Nos encanta el público castellano.