El Ministerio de Sanidad y Política Social, dentro de las acciones previstas en su Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud (SNS), ha elaborado la primera Encuesta nacional sobre salud sexual. El Observatorio de Salud de la Mujer (OSM), en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), ha llevado a cabo este trabajo mediante cerca de 10.000 entrevistas personales (9.850) a personas mayores de 16 años repartidas por 789 municipios de toda España.

La encuesta es la primera de sus características en todos los países de la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que incluye el enfoque de género y tiene como objetivo conocer las necesidades de hombres y mujeres de todas las edades para planificar una atención sexual adecuada en el Sistema Nacional de Salud.

Recomendable y necesaria para hombres y mujeres

Según los resultados de la encuesta, más del 80% de los encuestados opina que la sexualidad es necesaria para el equilibrio personal de los individuos. Esta opinión es ampliamente respaldada, tanto por hombres (87%) como por mujeres (78%), especialmente en el tramo de edad que va de los 25 a los 54 años.

Este resultado resalta la idea de que la sexualidad es considerada por la población general como un aspecto central de la vida. En este sentido, el 77% de los hombres manifiesta que la sexualidad es muy o bastante importante en su vida (entre los 25 y 54 años), y lo mismo opina el 62% de las mujeres.

Por lo que respecta al grado de satisfacción de las relaciones sexuales (entendidas éstas en su sentido amplio y no sólo como el coito), el 88% de los hombres dice sentirse muy o bastante satisfecho, así como el 84% de las mujeres, aunque a los varones les gustaría tener relaciones sexuales con más frecuencia. Entre los motivos por los que la gente mantiene relaciones sexuales, amar y ser amado es el mayoritario, en especial para las mujeres (45,5% frente al 32% de los hombres).

En cuanto a la información de la que disponen sobre sexualidad, el 72% de los hombres considera que es buena o muy buena, así como el 68% de las mujeres. Después de las madres y padres, la fuente de información preferida por los encuestados es el profesorado en el colegio (así lo manifiesta el 20,1% de los hombres y el 14% de las mujeres). A continuación se situarían el personal sanitario y las amistades.

Según la encuesta, las mujeres demandan más información que los hombres en líneas generales. A la pregunta sobre de qué temas les hubiera gustado recibir más información, el 62% de las mujeres señala en primer lugar los métodos anticonceptivos, así como el 53% de los hombres que, sin embargo, colocan en primer lugar la información para prevenir infecciones de transmisión sexual (56%).

Otros aspectos sobre los que la población también demanda información son los aspectos afectivo-sexuales, como el amor y las relaciones sentimentales, los problemas en las relaciones sexuales, las maneras de obtener y dar placer, y la violencia y abusos sexuales.