Las consejeras de Hacienda, Pilar del Olmo, y de Cultura y Turismo, Alicia García, junto con el adjudicatario de La Casona del Pinar, César Boal, presentaron el nuevo proyecto para las instalaciones, cerradas desde principios de año cuando el Gobierno Regional, hasta entonces encargado de la gestión de la residencia, decidió no seguir financiando la actividad hotelera que se desarrollaba en La Casona.

Al concurso de adjudicación se presentaron siete ofertas. La de César Boal, empresario de San Rafael, localidad segoviana en la que se ubica La Casona del Pinar, se consideró “la más idonea, con un proyecto bonito, completo y dirigido a garantizar la viabilidad económica a corto y largo plazo”, señaló Pilar del Olmo. La consejera de Hacienda añadió que la adjudicación “va a permitir que se retome la actividad y se cree empleo en la zona de mano de la iniciativa privada”, subrayó Pilar del Olmo. Opinión compartida por la responsable de Cultura y Turismo para quien la adjudicación es “la mejor solución para el futuro de las instalaciones de La Casona” y completa una apuesta por la viabilidad con un modelo de gestión “más adecuado” al actual contexto económico y a las necesidades del mercado turístico. “La adjudicación abre un nuevo tiempo para la residencia con una gestión más eficaz”, declaró Alicia García.

El proyecto liderado por el empresario segoviano César Boal, presidente de la Asociación de Maestres de Castilla y León, contempla la contratación inmediata de personal para poder abrir cuando antes, “si fuera por mi, estaría abierto mañana mismo”, destacó el adjudicatario. A lo que la consejera de Hacienda precisó que “hemos intentado correr todo lo que hemos podido para aprovechar la temporada de verano” y añadió que intentará que la tramitación esté lista en una semana.

Sin concretar el número de empleos que generará inicialmente porque la cifra depende de la cantidad de reservas confirmadas para este mismo verano, la intención de Boal es contar con entre 21 y 36 puestos de trabajo fijos, a los que habría que sumar los estacionales en las temporadas de mayor ocupación. “Trataremos de contar con gente que ya ha estado aquí trabajando, con experiencia y que conoce las instalaciones”, garantizó César Boal, lo que supondrá un alivio para parte de la plantilla que se quedó sin trabajo tras el cierre de La Casona este mismo año.

Situada en una parcela de 23.500 metros cuadrados, el proyecto plantea la renovación de la mitad de las habitaciones del pabellón C y la supresión de barreras arquitectónicas en ese ala; la remodelación del pabellón A, donde se construirá un pequeño hotel de montaña para turismo activo y la reforma completa del pabellón B que llevará más tiempo. También se aprovechará el espacio exterior rodeado de jardines para la organización de eventos y congresos. En un primer momento, Boal quiere “consolidar el turismo que tenemos hasta ahora, de familias que llevan viniendo a veranear 15 ó 20 años” para después acometer el proyecto de futuro teniendo en cuenta, además, que La Casona del Pinar se encuentra en un municipio recién declarado ‘Reserva Mundial de la Biosfera’ y en pleno Parque Natural de la Sierra de Guadarrama; extremos también destacados por el alcalde, Francisco Jorge. El edil mostró su “alegría persona porque la gestión de la Casona haya recaído en este empresario del municipio” y su satisfacción porque haya “apostado por dar un paso adelante en estos tiempos que corren”.