El secretario general del PSOE de Segovia, Juan Luis Gordo, ha insistido en pedir al presidente de Caja Segovia, Atilano Soto, que haga públicas las retribuciones, indemnizaciones y planes de pensiones de los directivos de la entidad.

En un comunicado de prensa, el también diputado electo, reconoce que pese a que es “ajustado a la ley no hacer públicos estos datos, en aras a la transparencia y compromiso con los clientes y ahorradores de la entidad, es necesario que se sepa de qué cuantías estamos hablando, que Caja Segovia las haga públicas”.

Juan Luis Gordo recordó que en las Cortes de Castilla y León se aprobó la modificación de la ley para que se puedan hacer públicas las retribuciones, indemnizaciones y planes de pensiones de los directivos de las entidades de ahorro. También incidió en que el programa electoral socialista incluía la propuesta que abogaba por acometer cambios normativos para que pudiesen hacerse públicas.

Respecto a la excusa de que pudiera chocar con la Ley de Protección de Datos, el secretario general socialista insistió en que “no ha habido problemas en este aspecto cuando se han dado a conocer las retribuciones y patrimonio de los diputados nacionales y senadores”.

Asimismo pidió “coherencia al PP, porque bien parece que lo que vale para León no les vale para Segovia”. Y afirmó que el que Caja Segovia hiciera públicas estas cuestiones “sería una prueba de compromiso y respeto por los clientes y los ciudadanos que tienen sus ahorros guardados en la entidad; una prueba de confianza recíproca”.

La petición de estas cifras ha sido una constante durante la pasada campaña electoral. También el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, a su vez consejero de la entidad, ha solicitado al presidente de Caja Segovia conocer las retribuciones del director general de Caja Segovia, que se ha prejubilado. En el último Consejo de Administración, se aportó esta documentación a los 17 consejeros, pero se les advirtió de la obligación de mantener el secreto de las deliberaciones y de las informaciones internas de la entidad.

 

Santamaría y dos representantes de empleados, dimiten

Dos de los representantes de los empleados en los órganos de gobierno de Caja Segovia han presentado su dimisión por estar disconformes con el modo en que se está llevando el ajuste de las plantillas tras el proceso de integración en Bankia.

Los dos pertenecen al sindicado independiente de empleados de cajas de ahorro SEC. Fidel García y María Dolores Romero ocupan cargos en la Asamblea General y a su vez en el Consejo de Administración y en la Comisión de Control.

Además, alegan que carece de sentido su permanencia en los órganos de gobierno con la nueva estructura financiera de la entidad, pues desde el pasado 1 de junio, casi la totalidad de la plantilla depende de Bankia, no de Caja Segovia. Argumentan también que las condiciones de las prejubilaciones de los directivos son diferentes a las del resto de empleados.

Junto a estas dos dimisiones, en el último Consejo de Administración celebrado el pasado miércoles, ya se incorporó como nuevo miembro de este órgano Juan Ignacio Antón Contreras, sustituyendo a Eduardo Aguado Pastor, representante de los empleados por el sindicato CCOO, que se ha acogido al plan de prejubilaciones.

Tampoco asistió al Consejo Javier Santamaría, quien momentos antes de iniciarse la reunión presentó su dimisión por ser incompatible el cargo de consejero con el de parlamentario nacional, que adquirirá al haber sido elegido senador por el PP.