La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Riaza, Andrea Rico, ha criticado la sustitución del director de la estación invernal de La Pinilla, en la provincia de Segovia, en plena temporada de esquí. En un comunicado, Rico ha expresado su sorpresa por las últimas decisiones adoptadas sin convocar al Consejo de Administración, y por tanto sin que hayan tenido voz y voto los consejeros de la empresa de capital municipal, pues pertenece al Ayuntamiento de Riaza.

Según Rico “se trata de una decisión que única y exclusivamente, han adoptado los concejales del PP y concretamente el alcalde y el consejero delegado”. “Lamentamos las formas y el ocultismo que se ha llevado a cabo y cuyas consecuencias ya las están sufriendo tanto la estación como sus trabajadores”.

Como se informó quien había ocupado el cargo de director de la estación en los últimos años, Ramón Valle, ha sido sustituido por Ángel González Pieras, que ha sido responsable de la reestructuración de la estación de esquí de Panticosa y director técnico del Plan Estratégico de la Nieve en Aragón entre 1997 y 1999.

Los socialistas critican que se haya utilizado la misma “falta de transparencia para cesar a Ramón Valle y para elegir nuevo director, sin que haya existido ningún procedimiento de selección abierto y público del nuevo directivo. Es más, se ha ocultando el proceso selectivo al Consejo de Administración de La Pinilla S.A”. A la vez denuncian el total desconocimiento que tienen los consejeros de las capacidades del nuevo director, de cual es su proyecto, así como las condiciones de su contratación, por lo que se desvinculan de las decisiones adoptadas y hacen exclusivamente responsables de ellas a los representantes del Partido Popular.

Según Rico, “no creemos que esta decisión tan estratégica, se haya tomado en el momento más oportuno para la empresa, en medio de una difícil temporada, por las condiciones climatológicas adversas, que están repercutiendo en la cuenta de resultados, a lo que se añade el importante coste que va a suponer para la estación, las últimas decisiones adoptadas y que pueden rondar los 50.000 euros por el despido del anterior director”.