El sector hotelero de Castilla y León afronta el año que acaba de comenzar con bastante pesimismo, ya que las malas previsiones económicas auguran que el turismo no se va a recuperar a lo largo de 2013. Por ello, se esperan muy pocas aperturas de nuevos establecimientos e incluso no se descarta que haya algún cierre ante la crítica situación en la que se encuentran algunos de los hoteles de la región, que han visto como en los últimos años descendía notablemente el número de habitaciones ocupadas.

La principal novedad en el sector este año será la apertura del primer hotel de cinco estrellas de Segovia. Fuentes de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS) señalaron que el proyecto del grupo Eurostars ubicado en el antiguo convento de Las Oblatas podría abrir sus puertas durante este mes de enero. También se prepara un nuevo establecimiento hotelero en las inmediaciones de la avenida Vía Roma de la capital, aunque las obras no finalizarán previsiblemente este año.

Sin embargo, el presidente de la AIHS, Julián Duque, lamentó la escasa actividad en el sector y señaló que en 2013 esperan “un lento crecimiento”. Al respecto, insistió en la necesidad de “presionar a los bancos” para que otorguen un mayor número de créditos para los emprendedores que deseen abrir establecimientos. 

En la provincia de Ávila, ni en la capital, ni en Arévalo, ni en Arenas de San Pedro se han concedido licencias para la construcción de nuevos hoteles. Es más, el presidente de la Asociación de Hoteles y Alojamientos Turísticos, Alberto Sánchez, teme que en lugar de aperturas se cierre alguno durante 2013. Sí se prevé un incremento de las plazas hoteleras en localidades como Candeleda y Las Navas del Marqués. En la primera está programada la construcción de tres nuevos establecimientos que suman 60 plazas. Uno de ellos es un hotel en pleno casco urbano, próximo a la Plaza Mayor, y los otros dos son alojamientos de turismo rural. En el caso de Las Navas, el alcalde, Gerardo Pérez, informó de que el Ayuntamiento ha construido una nueva casa rural que sacará a concurso durante los primeros meses del año, que cuenta con 14 plazas nuevas repartidas en siete habitaciones dobles.

Mientras, Burgos no verá aumentado en 2013 su número de hoteles pese a ser Capital de la Gastronomía. Así, no existe oferta de ningún emprendedor de poner en marcha ningún hotel u hostal en la capital y en las poblaciones más importantes de la provincia. La Federación de Hosteleros de Burgos cree que el número actual de plazas de la capital, la mayoría en el entorno del casco histórico, es suficiente para atender las demandas ya que en los años de la crisis ha habido una caída importante en el número de pernoctaciones.

En la provincia de León, la situación económica también ha generado un momento “imprevisible”, aunque inicialmente no está previsto que puedan generarse nuevas plazas hoteleras. El presidente de la Federación Regional de Hostelería, Esteban Díez, confía en que al menos puedan mantenerse “las plazas que hay” dada la coyuntura económica. En cuanto a la posibilidad de que alguna cadena pueda implantarse en la provincia, es “muy escasa”, sobre todo teniendo en cuenta que el tejido industrial provincial está “muy limitado”, lo que provoca que no haya comercialización hacia el exterior, según Díez. Además, lo “poco” que hay de actividad se encuentra “absorbido”, lo que está haciendo que los precios tengan que bajar “enormemente”, añadió el presidente de los hosteleros leoneses, quien comentó que el turismo rural se ha convertido en los últimos años en una de las mejores alternativas, si bien el hacer ese negocio “sostenible” se presenta luego como algo “más complicado”.

En Palencia, la vocalía del sector hotelero, integrada en la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales (CPOE), indicó que la situación de escasa ocupación no invita a la apertura de nuevos establecimientos en la capital y la provincia. «Bastante se hace ya con mantener la actual infraestructura y que se evite algún cierre por las pérdidas. Ojalá este año traiga solo nubarrones grises, pero no tan negros como los que llegaron en 2012 a los hoteles y alojamientos turísticos en general», apuntó la patronal.

En Salamanca, al presidente de la asociación de empresarios hoteleros, Silverio Vicente, no le consta que a día de hoy nadie haya emprendido la puesta en funcionamiento de un nuevo establecimiento en la capital a excepción de algún alojamiento de bajo coste del tipo ‘hostel’, aunque no se ha concretado. El motivo, justificó, tiene que ver con la complicada situación que atraviesan los hoteles existentes, golpeados con dureza por la crisis. Dadas las circunstancias, Vicente solo espera que no se produzca ningún cierre a lo largo de 2013. Donde sí se detectan movimientos es en Alba de Tormes, donde muy pronto se iniciará la construcción de un nuevo alojamiento rural. Además, la comarca de Ciudad Rodrigo ha visto como un grupo hotelero apostaba por rehabilitar una de las construcciones más emblemáticas de la arquitectura militar, el Fuerte de la Concepción, situado en Aldea del Obispo, para poner en marcha un proyecto hotelero que cuenta por el momento con 14 habitaciones, que se irán ampliando en el futuro.

Por su parte, la Asociación Soriana de Hostelería y Turismo prevé que 2013 conlleve el cierre «puntual» de algún local de restauración, bar o casa rural, pero apuntó que el sector resiste el envite de la crisis a pesar de la tendencia en el resto de España. La presidenta, Yolanda Santos, subrayó que, si bien no tiene constancia de la apertura de nuevos hoteles, sí se prevé la inauguración de casas rurales en la provincia ya que algunos interesados se han puesto en contacto con ellos para recabar información. «En 2012 se abrieron nuevas casas rurales y este año también se prevé la apertura de algunas, es un sector que se mantiene a pesar de que la demanda de turistas ha bajado», señaló, remarcando que “Soria sigue siendo un destino del turismo rural por excelencia».

En el caso de Valladolid, el encargado del sector hotelero de la Asociación Provincial de Hostelería, Francisco de Frutos, comentó que 2013 “no va a ser un año para aperturas en la provincia, más bien para tener cuidado no vaya a ser que te veas obligado a cerrar el hotel que tienes abierto”. Al respecto, reconoció que en el sector local hay “temor a cierres porque el mercado es cada vez más estrecho, hay falta de demanda, los clientes potenciales se van reduciendo y las noticias económicas son muy pesimistas”. “Esperamos que 2013 sea un año muy complicado en Valladolid porque tenemos una gran oferta hotelera adaptada a una demanda que ahora no existe”, aseveró De Frutos, quien comentó que en la capital hasta ahora los hoteles tenían “unos ingresos muy elevados” por estancias oficiales y “en 2012 eso se cortó por completo y en 2013 va a seguir así”.

Por último, la creación de plazas hoteleras también permanece “estancada” en la provincia de Zamora con la “salvedad” del turismo rural, que conserva “cierto ritmo” de crecimiento, según señaló el presidente de la Asociación Zamorana de Empresarios de Hostelería (Azehos), Óscar Somoza, de manera que, salvo una inversión repentina que “sorprenda” al sector, todo indica que se mantendrán las cifras de oferta hotelera. “El turismo rural sigue creciendo porque no está tan vinculado al empleo y, sobre todo, porque no suele suponer grandes inversiones sino la reconversión de edificios”, comentó Somoza, quien señaló que “crece en Zamora y en toda Castilla y León, pero es una oferta poco significativa porque los establecimientos tienen pocas plazas”.

“Hay establecimientos que están temblando por las perspectivas que ofrece el futuro cercano. La creación de empresas de hostelería y, sobre todo, su mantenimiento ya era difícil y ahora todavía más”, concluyó el presidente de Azehos.