Los vecinos del barrio de Santa Teresa-Puente de Hierro nos han transmitido su preocupación por las situaciones peligrosas que se generan diariamente en la carretera de Villacastín debido al exceso de velocidad de algunos vehículos.

Por eso, el Grupo Popular en el Ayuntamiento (GMP) ha solicitado al Gobierno Municipal que ponga en marcha las acciones necesarias con quien corresponda para poder regular el exceso de velocidad en esta vía, mediante la instalación, si fuera necesario, de bandas sonoras de frenado en los puntos más conflictivos como son la confluencia de la Carretera de Villacastín con la calle Travesía de Villacastín, a la altura del nº 11 y en la parada del autobús urbano a la altura del nº 37, así como con la normalización de pasos de peatones y cruces.

Estas medidas harían que los vehículos que transitan por esta vía se vieran obligados a disminuir la velocidad, aumentando así la seguridad de los vecinos, sobre todo a la hora de cruzar de un lado a otro de esta carretera.

Por otro lado, los populares han puesto de manifiesto durante la Junta de Gobierno Local que cuando llueve de forma intensa, como ha sucedido estos días pasados, la parada de autobús de la carretera de Villacastín, se inunda, con el consiguiente perjuicio para las personas que están esperando allí para coger el autobús o que descienden del mismo en esta parada.

De ahí, que hayan pedido que se pongan en marcha las medidas y actuaciones oportunas para evitar que se encharque esta parada de autobús y que los usuarios puedan hacer uso de la misma en perfectas condiciones.

Además, se ha solicitado que se inste a la empresa correspondiente, a la retirada de la grúa giratoria situada en el solar de los número 58 y 60 de la Carretera de Villacastín, así como a la reposición de la acera y la retirada de los elementos auxiliares de obra que puedan poner en peligro a los viandantes.

Hace ya un año y también en Junta de Gobierno Local, el Grupo Popular transmitió la preocupación de los vecinos de este barrio por el exceso de velocidad en esta vía y solicitó tanto la puesta en marcha de medidas para vigilar este hecho como la retirada de la grúa que lleva montada varios años. Después de un año, todo sigue prácticamente igual.

Escuchar a los vecinos, sus peticiones y preocupaciones y ayudarles en la medida de lo posible, es algo prioritario para el Grupo Municipal Popular.