Los senadores del PP de Segovia, Javier Santamaría, Paloma Sanz y Juan Ramón Represa, se han pronunciado sobre la reforma del sistema sanitario llevado a cabo por el Gobierno, asegurando que “la reforma sanitaria garantiza un servicio gratuito, universal y público”. Justifican las medidas tomadas en la difícil situación económica que atraviesa España, que “ha puesto al descubierto, con toda crudeza, las debilidades de nuestro sistema nacional de salud”, recalcan. Aún así, los senadores puntualizan que esta reforma tiene como objetivo prioritario garantizar su sostenibilidad, preservando siempre el derecho de los ciudadanos a la protección de sus salud.

Los senadores populares aseguran que seguirán siendo gratuitos los servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación que se dispensan en centros sanitarios o sociosanitarios, así como el transporte sanitario urgente. Para los parlamentarios también se trata de una reforma justa porque, por ejemplo, los parados sin prestación, que antes pagaban el 40%, ahora no pagarán nada.

Para los populares la solidaridad marca el nuevo escenario sanitario, puesto que aportarán más los que tengan rentas superiores. Se establecen para los pensionistas límites máximos de aportación al mes en función de la renta. En la mayoría de los casos la aportación no superará los 8 o los 18 euros, y sólo en caso de rentas superiores a los 100.000 euros se establecerá un límite de 60 euros.

Los parlamentarios nacionales del PP señalan que la reforma supondrá un sistema sanitario sostenible, acabando con la deuda de más de 15.000 millones de euros que lastra el sistema «gracias a la gestión del Gobierno socialista». También se establece una Cartera Común Básica de Asistencia Sanitaria para que todos los ciudadanos reciban las mismas prestaciones en el conjunto del territorio nacional, dada la constatación de las diferencias existentes.

«Esta reforma también garantiza la universalidad y evita el turismo sanitario, preserva la máxima calidad asistencial de todas las prestaciones, incorpora todas aquellas medidas que consigan una mejora en la eficiencia, como la implantación de nuevas tecnologías, mejora la atención al paciente generando ahorros al sistema y ordena adecuadamente los recursos humanos del Sistema Nacional de Sanidad», subrayan los senadores del PP de Segovia.

Por todo ello, para Santamaría, Sanz y Represa se trata de una reforma con la que «se configura un modelo mucho más solidario, en el que todos colaboramos, evitando duplicidades y garantizando la calidad y solvencia del Sistema Nacional de Salud, que seguirá siendo universal, público y gratuito».