El grupo municipal popular criticó hoy al alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, porque según afirman, el edil permitió el aumento de volumen y altura del polémico edificio del número 25 de la calle San Marcos, situado en la explanada del Alcázar, según recoge la ficha de la Unidad de Intervención nº90 del Plan Especial de las Áreas Históricas (PEAHIS). En este sentido, el PP señaló que en el mismo documento se recoge la denegación por parte del Gobierno Municipal de la alegación presentada por la Asociación Amigos del Patrimonio, en la que proponían corregir dicha situación.

Así lo manifestaron en una rueda de prensa en la que la concejal popular Mercedes Sanz, calificó de temeridad “la falta de de transversalidad entre las Concejalías de Urbanismo y Patrimonio, en una ciudad que es Patrimonio Mundial”. Según explicó Sanz, una vez aprobado el Plan Especial de protección Histórico-Artístico, del paisaje y reforma interior de San Lorenzo, Valle del Eresma y San Marcos en 1999 y conforme a la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León, son los ayuntamientos quienes tienen la competencia urbanística. En este sentido, la encargada de Patrimonio dentro del PP de Segovia añadió que a licencia de obra se aprobó en Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de 13 de agosto de 2009, concediéndose, posteriormente, dos prórrogas para su inicio en Juntas de Gobierno Local de 17 de junio de 2010 y 16 de junio de 2011.

Por otro lado, los populares se sorprendieron de la actitud del actual concejal de IU, Luis Peñalosa, “cuando entre 2003 a 2007 se aprobaron hasta tres modificaciones a este Plan Especial, siendo entonces concejal de Patrimonio Histórico Concepción Domínguez”. El PP señala que la concejal de Patrimonio de IU “no hizo nada por evitar esta construcción” en el barrio segoviano y que cuando se aprobó el Plan Especial en 1999 “tampoco presentaron alegaciones contra el mismo”.

Para finalizar, el PP instó al alcalde de Segovia “quién ha concedido la licencia” a convocar una reunión con los responsables de la Comisión de Patrimonio y con los propietarios del edificio a fin de buscar una solución. “Si hay un problema  hay que resolverlo, y esto se hace hablando. Y desde luego se tiene que liderar tanto por el responsable máximo del urbanismo de Segovia como es el alcalde”.