La empresa segoviana Sanchonar ha comenzado a comercializar en conserva el parro asado, nombre con el que se identifica a los patos criados específicamente en la zona de El Carracillo, y que asado constituye el alimento típico del noroeste de la provincia.

Hace años que esta ave se incorporó a la ganadería doméstica aprovechando las muchas lagunas de la zona, donde se las soltaba para que se alimentaran de insectos, semillas y brotes verdes. La sabiduría popular consiguió que la carne de pato, más seca que la de otras aves de corral, se tornara jugosa y con sabor intenso una vez maderada y sometida a adobo con hierbas de la zona. Así se convirtió en el manjar propio de fiestas y celebraciones familiares.

Los nuevos usos ganaderos, la moderna cocina y la falta de tiempo dedicado al hogar, redujeron la posibilidad de consumir este producto, y lo quedó restringido a algunos restaurantes y casas históricas. Ahora, de la mano de la empresa Sanchonar, especializada en alimentos artesanos, se puede adquirir este producto precocinado y envasado. “Queremos que no se pierda este plato típico, que siga consumiéndose; por ello ofrecemos el parro precocinado, envasado y retractilado con un plazo de consumo de más de dos meses”, explica Elena Herrero Pascual, gerente de Sanchonar.

También evitan el tener que pelar esta ave, que completa la oferta gastronómica de Segovia vinculada a un territorio, el cordero asado en la falta de la Sierra, o el cochinillo en la capital. “Hemos querido ponérselo fácil al ama de casa a la vez que consolidar las tradiciones gastronómicas de la zona”, añade la gerente de esta empresa ubicada en Sanchonuño, que ofrece el parro asado, listo para calentarse en horno tradicional o microondas.

El producto lo presentaron en la última feria de muestras de Cuéllar. Y puede adquirirse en sus oficinas, a través de su página en internet y en tiendas de alimentación. Pronto estará en las grandes superficies. Se ofrece con un peso de un kilogramo y cuarto, lo que representa tres raciones. La producción actual es de 300 unidades semanales, pero esta empresa, de carácter familiar, espera sacrificar y comercializar el millar al mes.