La Feria de Valladolid acogerá del 4 al 6 de octubre el IV Salón del Vehículo y Combustible Alternativos, un foro en el que se pondrá de manifiesto la importancia de este tipo de productos para mejorar la movilidad en los entornos urbanos y la sostenibilidad ambiental y para conocer la actualidad y la realidad de la implantación de este tipo de productos. En estos momentos, Castilla y León cuenta ya con el 30 por ciento de los 300 puntos de recarga en zonas públicas previstos en la Estrategia Regional del Vehículo Eléctrico, que se puso en marcha a finales de 2010. El director general de Industria e Innovación Tecnológica, Carlos Martín Tobalina, reconoce, sin embargo, que la crisis económica y las restricciones presupuestarias han rebajado su despliegue en los aparcamientos soterrados de gestión público-privada y en los 3.000 de infraestructura doméstica y garajes. No obstante, el representante del Gobierno regional asegura que esta cuestión no preocupa a la Junta, ya que la Estrategia tiene su horizonte en 2015. Además, aboga por reactualizar los objetivos sobre la implantación de las infraestructuras del eléctrico, no solo en Castilla y León, sino en toda España y Europa.

 

La Junta puso en marcha una Estrategia Regional del Vehículo Eléctrico, ¿en qué momento se encuentra?

Castilla y León cuenta ya con el 30 por ciento de los 300 puntos de recarga previstos en zonas públicas en la Estrategia Regional del Vehículo Eléctrico, que se puso en marcha a finales de 2010. Es en esta parte donde tenemos más capacidad de acción, porque se hace en vías públicas. Esperemos que en 2015 este objetivo esté cumplido. Respecto al objetivo de 600 estaciones proyectadas de gestión público-privada y los 3.000 de infraestructura doméstica y garajes, es normal que a corto plazo, en el primer año y medio de Estrategia, se esté cumpliendo menos del lógico prorrateo, porque se ha retrasado la incorporación al mercado de los vehículos eléctricos y por la crisis. Lo normal es que el mercado aumente de forma exponencial y no se pongan en marcha las mismas infraestructuras año a año. Éste, hay menos del 10 por ciento de las 600 estaciones público-privados en marcha, pero se irán incorporando poco a poco.

 

¿La crisis ha afectado a la instalación de puntos de recarga?

El consumidor no compra ni siquiera vehículos convencionales, por lo que de momento el eléctrico tampoco. Habría que reactualizar los objetivos, no solo en Castilla y León, sino en toda España y Europa, respecto a la implantación de esas infraestructuras.

 

¿Cree que los puntos de recarga incluidos en la Estrategia serán suficientes para dar servicio a los vehículos eléctricos que circulen en 2015?

Según las expectativas de ventas para ese entorno, sí serían suficientes. De aquí a 2015 el mercado debe reaccionar en el ámbito del vehículo eléctrico nacional.

 

¿Cómo se puede integrar la movilidad eléctrica en los planes de movilidad de las ciudades?

Más allá de un utilitario, este vehículo representa un cambio del concepto de las costumbres de los ciudadanos, sobre todo en el entorno urbano. Luego, necesita de las administraciones y de la Unión Europea una motivación por ese tipo de movilidad sostenible. Esto solo se hace de una forma, obligando, entre comillas, a que existan ventajas por encima de otras movilidades del ámbito urbano. Algunas ciudades ya están primando esta cuestión: cierran entornos urbanos únicamente para esta movilidad, priorizan aparcamientos para estos vehículos… Estas medidas ayudarán a implantar esta movilidad. Ahí, la Junta no tiene competencia y solo puede recomendar o instar a los ayuntamientos.

 

Ya se conocen algunas medidas en distintas ciudades para beneficiar a los propietarios de coches eléctricos…

Hasta ahora, Valladolid está muy motivado porque se fabrica en la ciudad el vehículo, en este caso el Renault Twizy. Por lo tanto, ellos quieren ser una referencia en el resto de España y Europa en la adecuación de una infraestructura urbana en el aterrizaje de un nuevo vehículo que se fabrica en la ciudad. Nosotros lideramos la Estrategia para que no haya un plan distinto en cada capital de provincia, igual que no es lógico que existan reglas distintas al respecto en cada comunidad autónoma. No sería responsable un parámetro diferente.

 

¿Les ha informado Renault de cómo transcurren las ventas del modelo Twizy que se fabrica en Valladolid?

Se han comercializado 7.000 vehículos en toda Europa desde su salida al mercado, hace cinco meses, de los que 800 se han vendido en España. Hasta final de año no se conocerá el dato por regiones. En estos momentos, es el vehículo eléctrico más vendido en el país, seis veces más que el siguiente, que es el modelo de Nissan. Además, sus ventas mundiales representan, en solo cinco meses, el 40 por ciento del mercado de los cuadriciclos eléctricos.

 

Con las restricciones presupuestarias sobradamente conocidas, las ayudas a la compra de vehículos se han reducido notablemente, ¿significa eso que la crisis puede frenar el progreso de la implantación del eléctrico en España?

Yo no diría que la crisis esté frenando el progreso del vehículo eléctrico, sino que desacelera la implantación de un nuevo producto. Ha llegado para quedarse y su crecimiento dependerá del grado de recuperación del ciclo económico, pero no su desarrollo, que incluye la rama industrial, tecnológica y de infraestructuras. Solo reduce la velocidad de aterrizaje de todas estas variables necesarias como para que un consumidor se encuentre en un entorno seguro a la hora de tomar una decisión. A la hora de tomar una decisión de compra, una persona necesita tener algo de confianza, y si no tenemos seguridad de que podremos recargar el vehículo, no compramos; si no está claro que tiene un desarrollo tecnológico tal como para que me asegure 100 kilómetros de autonomía, me pensaré la decisión; si no tengo claro el coste de recarga, tampoco; aunque finalmente será más rentable que uno de gasolina si se trata de uso urbano, si no tengo claro que la administración local priorizará a este vehículo sobre otro tipo de usuarios en la movilidad urbano, también lo tendré en cuenta. Ese entorno debe acompañar y ahora ralentiza las variables, en tanto en cuanto las administraciones tienen menos capacidades para apoyar la adquisición de ese vehículo y la investigación tecnológica.

 

A pie de calle, a la gente le frena la adquisición, entre otras cuestiones, por el alquiler mensual de la batería…

Nissan integra el precio de la batería en el coche, pero si Renault lo hace, podría incrementarse sobremanera, con lo que se alquila. Llevado un presupuesto doméstico, hay que valorar cuánto se gasta al mes en combustible y cuánto en la batería, que rondará los 45-50 euros. Además, el mantenimiento de un eléctrico tiene un coste de alrededor de un 30 o 40 por ciento de un vehículo de combustión térmica, que es mucho más complejo en cuanto a piezas, sufre más y la combustión es mucho más agresiva y menos sostenible. Pero la sostenibilidad estará en duda si no está acompañada de beneficios para el bolsillo del consumidor.

 

El Salón del Vehículo y Combustible Alternativo alcanza ya su cuarta edición, ¿seguirá apoyando el Gobierno regional este tipo de foros?

Siempre que se celebre en Castilla y León, la Junta apoyará éste como el principal evento nacional para formar, informar y promocionar la movilidad eléctrica. Porque somos referencia industria al ser la primera comunidad del sur de Europa donde se fabrica un vehículo eléctrico, con el Twizy; porque somos referencia en el ámbito internacional o europeo, al ostentar el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, el Grupo de Movilidad Eléctrica en el Comité de las Regiones; y porque queremos estar a la vanguardia de este tipo de movilidad. Además, este Salón está dirigido únicamente a profesionales del sector ya que, al contrario que el de Madrid o Barcelona, es monográfico. Ambos han querido fagocitar la idea de vehículo alternativo en torno a un gran salón global, pero no son específicos. En Valladolid, el vehículo en el Salón está acompañado de todo lo relativo a infraestructuras, industria e instituciones que apoyan estas alternativas.

 

Además de los eléctricos, en el Salón hay cabida también para los biocombustibles o el GLP (autogás), ¿podrá tener una importante cuota de mercado este tipo de vehículos a corto plazo?

El objetivo es que a medio plazo, en torno a unos diez años, tengan una cuota de mercado del diez por ciento, y eso sería un eje fundamental para Castilla y León, porque esta Comunidad vive con la automoción y para ello se ha elaborado una Estrategia, que está diversificada en subsectores de actividad que dan valor añadido de cara a un futuro. Si como hemos demostrado en el pasado, con o sin ayudas, esta región está volcada con la automoción, su infraestructura e investigación, el sector del vehículo eléctrico y todo su conglomerado tendrá gran importancia y su desarrollo supondrá economía para la Comunidad.