El Obispo de Segoiva, Ángel Rubio, mostró hoy su sorpresa por el anuncio de la renuncia del Papa Benedicto XVI, aunque aseguró que no le cabe duda de que «lo ha pensado y reflexionado mucho y ha llegado a la conclusión de que ésta es la mejor decisión para la Iglesia».

«Agradezco en mi nombre propio y en el de toda la Iglesia diocesana de Segovia el riguroso trabajo realizado por el Papa a lo largo de estos años, especialmente sus visitas a España y la declaración de san Juan de Ávila como doctor de la Iglesia; algunas de las muchas acciones que Benedicto XVI ha llevado a cabo en bien de la Iglesia y de la sociedad», indicó a través de un comunicado donde recordó con cariño que «todavía resuenan en nuestros oídos el saludo personal con nombres y apellidos que públicamente nos dirigió el Santo Padre a los preregrinos de Segovia en la audiencia general del día 9 de octubre de 2011».

El Obispo segoviano deseó que » pueda desde su retiro seguir orando por el bien de la Santa Iglesia de Dios» y aseguró que «nosotros desde aquí pedir también al Espíritu Santo que inspire el camino que la Iglesia debe seguir en estos tiempos».

«A partir del 28 de febrero un periodo de sede vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice. Confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice», sentenció Rubio.