El nieto mayor del Rey Juan Carlos I, Felipe de Marichalar y Borbón, se recupera en la clínica Quirón de Madrid de las heridas que sufrió ayer tras dispararse accidentalmente en un pie con una escopeta de pequeño calibre cuando se encontraba con su padre en la finca que la familia Marichalar posee en Soria.

El niño, de 13 años, evoluciona favorablemente después de que tuviera que ser intervenido en la clínica madrileña para retirarle los perdigones que se habían quedado alojados en el interior del pie, según fuentes del Palacio de la Zarzuela. Felipe de Marichalar ha estado acompañado durante su hospitalización por su madre la Infanta Elena.

Los hechos tuvieron lugar a las 17.00 horas de ayer en el patio de la casa de la finca soriana propiedad de la familia Marichalar. El hijo de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar realizaba prácticas de tiro, mientras se encontraba con su padre y con su hermana, Victoria Federica. Felipe iba caminando con una escopeta de dos cañones y de calibre 36 que apuntaba al suelo cuando esta se le disparó. Al ser muy corto el recorrido, los perdigones no llegaron a abrirse y le produjeron un orificio de entrada y otra salida en el pie derecho.

En un principio fue traslado al Hospital Santa Bárbara de Soria donde el personal sanitario le realizó las primeras curas antes de enviarle a Madrid. El pasado fin de semana, aprovechando que tenía unos días de vacaciones debido a la festividad de Semana Santa, el hijo mayor de Jaime de Marichalar y de la infanta Elena de Borbón y Grecia estuvo en la provincia junto a su padre y su hermana Victoria Federica.

En la actualidad y tras el divorcio de sus padres, el nieto del Rey reside en Madrid junto a su madre y su hermana. El joven no siempre ha vivido en la capital de España, ya que durante el curso escolar 2010-2011 estuvo en un internado en el Condado de Sussex (Reino Unido).

La noticia, que saltaba hace unas horas, he hecho que #Marichalar, #Froilán, y #Borbones, sean ya Trending Topic en la red de Twitter.