Alimentos ecológicos, locales, de temporada forman la dieta ideal. La feria de BioCultura apuesta por una alimentación «bio», la salud, la armonía y sobre todo, intenta evitar el mito respecto al sabor de estos productos naturales. Se trata de alimentos frescos o elaborados, vegetales o animales, son alimentos que están en consonancia con los ritmos de la Naturaleza y con formas de hacer más artesanas, naturales y decorosas.

La Unión Española de Catadores realizó la primera valoración sensorial de los alimentos ecológicos y ha indicado que esta clase de alimentos son los más sabrosos. Fernando Gurucharri, presidente de la Unión española de Catadores declara: “Para el experto catador, el olor y el sabor de los alimentos ecológicos se identifican con la pureza del suelo en el que han sido cultivados, muestran una mayor expresividad aromática y frutal, siendo sus cualidades organolépticas mucho más pronunciadas».

La cocina de la Feria de BioCultura está formada por los mejores «ecochefs» como Josean Martínezun joven chef leonés formado en las mejores cocinas de nuestro país, manifiesta que para poder realizar una cocina con aroma e identidad propia es necesario recurrir a los productos ecológicos.

Este año, con BioCultura llega también el “show cooking” orgánico. Habrá «ecococineros» y nutricionistas conocidos que prepararán platos únicos y exclusivamente elaborados con productos procedentes de la agricultura y la ganadería ecológica. Los cocineros explicarán al público las recetas de los platos para cada día, de diferentes comunidades autonómas o de delicatessen.

Y como no, en BioCultura hay degustaciones pero también en el programa “Degustación y comparación de productos bio y productos no bio. Biocop forma e informa”. María Dolores Raigón, doctora ingeniera agrónoma por la Universidad de Valencia y catedrática de la Escuela Politécnica de Valencia, hablará sobre la calidad organoléptica de los productos ecológicos.

Del 3 al 6 de noviembre la feria de BioCultura se situará en el recinto de IFEMA y pretende acercar el sabor, la vitalidad, la frescura, el aroma de la temporada y el profundo olor de la tierra de los productos más vivos, y también ropa, calzado, bioconstrucción, energias renovables o terapias «bio».