El Ayuntamiento de Segovia ha inaugurado el Lago Alonso, un espacio lacustre surgido en lo que fue una antigua cantera, y al que le han aplicado un contenido didáctico.

La obra, financiada por el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, fue presentada por el alcalde, Pedro Arahuetes, que estuvo acompañado por la subdelegada del Gobierno, Maria Teresa Rodrigo Rojo; y la concejala de Medio Ambiente, Paloma Maroto.

En declaraciones a los periodistas dijo que la zona ha quedado integrada en el tejido urbano de la ciudad “manteniendo su carácter de espacio natural”. De hecho, el Lago Alonso está situado junto al Cordel de Santillana, el Cauce del Río Clamores y la Dehesa Alto del Clamores, todo junto al barrio de Nueva Segovia.

La intervención realizada tiene como objetivo mantener y potenciar las vistas de la ciudad hacia la sierra como uno de los principales atractivos de la zona, pero también servir de barrera visual vegetal y enmarcar las sendas que conectan con el barrio y con la zona más transitada en la actualidad que es el camino que acompaña a la alameda. Además, se ha consolidado la mayoría de los recorridos que se han ido configurando de forma espontánea a lo largo del tiempo.

Alrededor de la laguna se ha planteado una senda que permite observar la diversidad geográfica que caracteriza el lugar, así como la generación y adecuación de espacios representativos y de estancia. La nueva senda que rodea la antigua cantera está delimitada por planchas de acero convertidas en una “barrera” de protección de la laguna desde el camino. Se ha limpiado los taludes eliminando la vegetación y saneado la masa tectónica para poder apreciar los distintos tipos de roca. A modo de placita, al pie de los taludes y junto a la laguna, se ha acondicionado una zona desde donde contemplar la riqueza geológica del lugar.

Con esta actuación, solicitada por la Asociación de Vecinos de Nueva Segovia, se ha recuperado el paraje, incluida la laguna de la que se ha extraído gran cantidad de residuos desde carros de la compra, a neumáticos, pasando por bicicletas y escombros.

Además de su recuperación ambiental, la Concejalía de Medio Ambiente ha dotado al lugar de un contenido didáctico. Un valor añadido al paraje que incluye la promoción y divulgación de la riqueza geológica y paisajística de la zona a través de paneles informativos y de la construcción de un aula de “apoyo” a la Senda Didáctica, un edificio perfectamente integrado en el entorno.

Por último, el proyecto incluye la creación de un espacio, “plaza”, en torno al arbolado que existe; y actuaciones de jardinería con la plantación de sabinas y pinos así como de especies aromáticas que permitirán recuperar áreas naturales de este paraje. La ejecución a cargo de la empresa adjudicataria Althenia S.L ha ascendido a 452.565 euros, lo que ha hecho posible la recuperación integral de este espacio natural de la ciudad.