La obra trata de cuestionar la problemática de pobreza, miseria y hambruna que padece el sur del mundo, frente a la preocupación por las hipotecas en el norte.

¿Son los pobres una clase social? ¿Tal vez una raza, una etnia floreciente en las periferias de las macrourbes?

Estas preguntas se plantean en el espectáculo de Los Ulen de una hora y media de duración.