El Grupo Dibaq ultima en estos momentos la negociación de un acuerdo que servirá para extender su negocio a través de la entrada de un grupo inversor. La empresa segoviana, presente en 50 países y con una plantilla de 480 empleados, confía en cerrar el acuerdo “de manera inminente”.

Fuentes de la familia Tejedor, propietaria de Dibaq, han confirmado a Ical que se está trabajando en unos “últimos flecos” de un acuerdo “muy importante” que permitirá impulsar el crecimiento de esta industria dedicada a la alimentación animal, cuya facturación anual asciende a 140 millones de euros.

Precisamente, el cierre definitivo de estas negociaciones han provocado la cancelación a última hora de una rueda de prensa prevista en Fuentepelayo (Segovia) donde el presidente de la empresa, Carlos Tejedor, tenía previsto dar a conocer los detalles del acuerdo. Con la prudencia como premisa pero con “optimismo e ilusión”, el Grupo ha optado por retrasar este anuncio hasta que, previsiblemente, en horas o días, se cierre.