Los diputados del Partido Popular de Segovia, Beatriz Escudero y Pedro Gómez de la Serna explican que el programa especial de regularización de activos ocultos nace en un escenario en el que son necesarias tomar medidas excepcionales de incremento de la recaudación para la reducción del déficit fiscal y, al mismo tiempo, evitar incidir directamente en aquellos contribuyentes que ya han visto aumentados sus impuestos,  principalmente en IVA e IRPF.

Los parlamentarios nacionales aseguran que este hecho no exime de tributación a la renta aflorada  puesto que se gravará un 10% del total del patrimonio declarado. Se hará a través de un tipo de gravamen especial global que simplifica la forma de regularizar.

«La medida se aplicará de forma temporal,  hasta el 31 de diciembre de 2012, con el fin de incentivar la declaración de activos no declarados. A partir de enero de 2013 se endurecerán las sanciones por fraude fiscal, lo que refuerza la eficacia potencial del programa», indican los diputados populares, a la vez que subrayan que «la medida se adopta al amparo del criterio de los organismos internacionales, sobre todo, la OCDE y a la vista de la experiencia de países de nuestro entorno.  La OCDE recomienda explícitamente el establecimiento de programas que incentiven el afloramiento de rentas ocultas, además de planes de intercambio de información tributaria».

Son muchos los países que han adoptado medidas similares, entre ellos, Estados Unidos, Reino Unido, Argentina, Italia y México. Además, en España ya se han hecho procesos anteriores. Hay antecedentes en 1984 y 1991, con Gobiernos socialistas. 

«El Partido Popular no se  mostró partidario de regularizaciones fiscales extraordinarias en la pasada legislatura. Sin embargo, no es comparable el momento económico de entonces al actual. En 2010, la previsión oficial de crecimiento del PIB para 2011 era de un aumento del 1,3% mientras que ahora se estima para 2012 una caída del 1,7%. Ahora, la prioridad es lograr ingresos extras para cumplir con el objetivo de déficit  sin dañar el consumo, la creación de empleo y la vuelta al crecimiento económico. Una recaudación extraordinaria vía regularización de activos no daña el tejido productivo, lo que facilita la recuperación de la economía», concluyen los diputados populares.