La mayor parte de las sanciones estaban relacionadas con el exceso de velocidad, mientras que los adelantamientos antirreglamentarios y no llevar el cinturón de seguridad ocuparon el segundo puesto, seguidos de utilizar el móvil mientras se conduce o deficiencias en la documentación de los vehículos. La campaña de vigilancia de carreteras secundarias denunció un 14% (362) de los vehiculos, exactamente 2.546, que fueron controlados entre los días 17 y 23 de octubre.

La subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo, explicó que “la campaña tuvo como objetivo potenciar comportamientos más seguros en la conducción por las vías convencionales”.