Hoy ha vuelto a tener lugar una nueva sesión de la formación permanente del clero. Como es habitual de noviembre se ha iniciado con una misa presididad por el Obispo de Segovia, Ángel Rubio acompañado por el arzobispo emérito de Zaragoza Elias Yañes, el vicario general Andrés de la Calle y el Dean de la catedral y vicario del clero Ángel García Rivilla. En esta misa se ha pedido especialmente por el eterno descanso de los cuatro sacerdotes diocesanos fallecidos durante el presente año: Pablo Acebes, Antonio Benito, José Urbano Sanz y Avelino García. En la homilía el obispo de Segovia decía de ellos: «ciertamente eran hombres con características diversas, tanto por sus vicisitudes personales como por el ministerio que desempeñaron, pero todos tuvieron en común lo más grande la amistad con el Señor Jesús».

Después se han realizado dos charlas. La primera de ellas a cargo del arzobispo Elias Yañes dedicada a presentar el Itinerario de Formación Cristiana de Adultos (IFCA) que desde la Comisión de Apostolado Seglar de la Conferencia Episcopal Española se está ofreciendo como valioso instrumento para la formación de los laicos: «La Iglesia necesita hoy de estos laicos para que en colaboración con los sacerdotes participen activamente en la acción evangelizadora de la Iglesia», afirmaba el arzobispo emérito, de ahí la importancia de tener un laicado cristiano bien formado intelectualmente, asociado y con una profunda espiritualidad.

En la segunda de las charlas, el presidente de la Acción Católica General, Higinio Junquera, laico ovetense, ha presentado este movimiento de la Iglesia así como los procesos de formación que acompañan los diferentes sectores de niños, jóvenes y adultos que comprende la Acción Católica.