El Centro de Investigación de Acuicultura de Castilla y León, ubicado a las afueras de Segovia, empezará a funcionar en abril tras una inversión de tres millones de euros, según anunció hoy la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, que visitó las obras.

Clemente anunció que el complejo, ubicado junto al antiguo silo del Senpa, en la carretera antigua de Arévalo, “va a ser un centro de referencia porque estará dotado de los más modernos sistemas de investigación”.

Además, indicó que con él se podrá desarrollar el sector y el nacimiento de otras industrias ligadas a esta actividad, como las de transformación de materias primas o de alimentación. “A este centro le acompañan muchas industrias de transformación, de las que hay un buen número en Castilla y León”, añadió.

Entre las principales características, la consejera también destacó que se ha cuidado el impacto ambiental y está diseñado para realizar el “máximo aprovechamiento del agua y con la preservación medioambiental.”

El nuevo Centro de Investigación de Acuicultura de Castilla y León ha requerido una inversión total de 2,89 millones de euros. Actualmente se lleva a cabo la dotación de equipos y el amueblamiento del edificio. El objetivo del centro es el apoyo tecnológico y la transferencia de resultados al sector acuícola de la Comunidad, desarrollando proyectos de investigación aplicada, servicios de asistencia técnica, diagnóstico sanitario y calidad del agua.

La consejera recordó que Castilla y León, con 35.000 kilómetros de ríos y 45.000 hectáreas de aguas embalsadas, “ofrece múltiples oportunidades para desarrollar cultivos acuícolas e impulsar una acuicultura especializada desde el punto de vista tecnológico, económico y comercial”. En la actualidad funcionan en la Comunidad 29 piscifactorías de cultivo de agua dulce con una producción total de 6.000 toneladas, lo que supone el 24 por ciento de la producción nacional de peces continentales. Además, en la región se encuentran tres de las más grandes empresas de piensos para acuicultura del país como Dibaq (Segovia), Sretting (Burgos) o Proacua (Palencia).

 

Distribución

El nuevo centro cuenta con tres zonas diferenciadas, una de instalaciones experimentales para el desarrollo de ensayos con peces vivos de agua dulce y salada, lo cual lo convierte en un referente en la investigación en producción acuícola.

La segunda consta de un laboratorio divido en tres áreas de trabajo para la realización de análisis sanitarios, de reproducción y calidad respectivamente, así como una zona de oficina de trabajo donde estará ubicado el personal del centro.

La tercera área contará con un salón de actos multiusos destinado a la realización de actividades de formación o reuniones de trabajo. Y además existe una amplio espacio en previsión de una posible ampliación de las instalaciones experimentales.

La Consejería de Agricultura y Ganadería ha marcado varias líneas de investigación que va a desarrollar este centro, como la nutrición acuícola y sistemas de alimentación estudiando la potencialidad de productos y derivados generados en la industria agroalimentaria como nuevos ingredientes en los piensos para especies acuícolas.

También se trabajará en sistemas de manejo y bienestar animal, estudiando la posible domesticación de nuevas especies, o la prevención de patologías. Igualmente se analizará en la mejora genética y en la reproducción animal.

En un principio, y hasta que el centro alcance su máximo rendimiento, se empezará a trabajar con varias especies (trucha común y arco iris en agua dulce, rodaballo y dorada en agua salada), que servirán de especies modelo para poner a punto los equipos, sistemas y protocolos de trabajo. El centro tendrá una dotación completa de diez trabajadores de alta cualificación.