Con la llegada del nuevo año, ha comenzado a operar en el mercado español el grupo financiero formado por Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, que a partir de ahora se denomina Banco Financiero y de Ahorros SA. Se trata del tercer banco del país por tamaño, con 340.000 millones de euros en activos, y el primero por volumen de negocio en banca comercial y de empresas, con más de 390.000 millones de euros.

El nuevo banco es líder desde su nacimiento en banca comercial en España, con una cuota de mercado del 11,8 por ciento en depósitos y del 11,4 por ciento en créditos. Tiene presencia en todas las provincias españolas y en diez de ellas posee una cuota de mercado superior al 10 por ciento. Además de su amplia cobertura nacional, la entidad tiene presencia internacional en Pekín, Dublín, Lisboa, Londres, Miami, Milán, Munich, Oporto, París, Shanghai, Varsovia y Viena.

El nuevo Grupo, cuya razón social es Banco Financiero y de Ahorros, SA, tiene la sede social en Valencia y la operativa en Madrid. Ya integra el 100 por ciento de los beneficios de sus siete accionistas: Caja Madrid, con una participación del 52,06 por ciento en el capital, Bancaja del 37,70 por ciento, La Caja de Canarias, del 2,45 por ciento, Caja de Ávila, del 2,33 por ciento, Caixa Laietana, del 2,11 por ciento, Caja Segovia, del 2,01 por ciento y Caja Rioja, del 1,34 por ciento.

Los clientes de las siete cajas podrán retirar dinero con sus tarjetas de débito en cualquier cajero automático de dichas entidades sin pagar comisiones a lo largo de enero. El resto de operaciones se realizará en sus sucursales habituales. Desde el punto de vista regulatorio, la sociedad central dispone de ficha bancaria en el Registro del Banco de España, que permitirá computar el registro de todas las operaciones que hagan los clientes de las siete entidades que forman el SIP.

La entidad ha puesto en marcha también su web corporativa, www.bancofinancieroydeahorros.com, que permite acceder a toda la información legal, financiera e institucional, entre otros contenidos.

Desde el punto de vista funcional, el grupo integra la actividad operativa y tecnológica y centraliza las políticas y estrategias de negocio. De esta forma, las actividades de gestión financiera, tesorería, mercado de capitales, riesgos, ‘back office’ de operaciones, gestión de activos o intervención general, entre otras áreas, tienen una estrategia única y dependen del Grupo. Las primeras operaciones corporativas se harán a través del área de tesorería en sus habituales acciones diarias en el mercado de repos.

 

Proceso del SIP

En apenas tres meses, las Asambleas Generales de las siete cajas han aprobado la constitución del SIP; han obtenido todas las autorizaciones administrativas pertinentes, incluida la de la Comisión Nacional de Competencia y las de tres autonomías, Madrid, Cataluña y Castilla León; ha constituido el Consejo de Administración y, desde el pasado 3 de diciembre, está inscrito en el Registro Mercantil como sociedad anónima y en el Registro de Entidades del Banco de España.

La fusión de los siete socios va a permitir a la nueva entidad obtener unas sinergias crecientes, que alcanzarán los 500 millones de euros anuales a partir de 2013. Para conseguirlo, el nuevo Grupo se ha puesto como objetivo mejorar la eficiencia, por lo que llevará a cabo una intensa política de ahorro de costes.

Este proceso permitirá crear una entidad más eficiente, al eliminar costes redundantes, ganar dimensión para acceder a los mercados, aumentar las oportunidades de diversificación y conseguir mayor capacidad de generar recursos propios. El Grupo espera obtener un beneficio próximo a los 2.000 millones de euros en 2013.

La nueva imagen comercial del Banco se dará a conocer en breve. Junto al desarrollo del nuevo nombre y logotipo, la entidad ha establecido un plan de despliegue de marca, que comenzará a implantarse en la página web corporativa, en las comunicaciones institucionales y a clientes y en todas las identificaciones externas de la nueva entidad, mediante un proceso de convivencia con las marcas de las siete cajas que integran el SIP.