Finaliza 2013, un año muy positivo para el Banco del Tiempo, una propuesta de la Concejalía de Educación y Juventud que iniciaba su andadura en el año 2011.

El año finaliza con 137 socios. Entre enero y diciembre se han incorporado 59 personas y realizado más de 40 intercambios individuales que dan respuesta a necesidades de los socios. Además, se han planteado y desarrollado 8 actividades grupales que han permitido a los participantes conocer la comida vegetariana y vegana, acercarse a distintas técnicas de relación, divertirse con la improvisación teatral, disfrutar de la cultura de un país a través de su gastronomía, potenciar su creatividad con la fotografía, aumentar el conocimiento sobre ellos mismo con los talleres de meditación y adentrarse por los rincones mas misteriosos de Segovia.

A lo largo del año, se ha producido un aumento notable en el número de actividades de dinamización, aquellas propuestas abiertas al público en general que tienen como objetivo trasladar la filosofía y los principios del Banco del Tiempo a la población. Se han organizado, por ejemplo, charlas-coloquio sobre el consumo energético o sobre el sistema de trueque, así como dos Mercados de Trueque, uno en la Casa Joven y otro en el Campus «María Zambrano».

También se han impartido charlas sobre el funcionamiento del Banco del Tiempo en el que todas las personas son iguales, ya que se emplea un elemento justo, el tiempo, para medir los intercambios.

Entre las muchas ventajas que ofrece el Banco del Tiempo de Segovia a sus socios se encuentra la posibilidad de conocer gente nueva y de culturas muy diferentes, de hecho se ha logrado fomentar un ambiente intercultural. Pero también el Banco del Tiempo permite acceder a interesantes servicios de difícil acceso en otras situaciones.

Por último hay que destacar que en 2013, el Banco del Tiempo de Segovia ha logrado uno de los objetivos que se había marcado para este año, tener un diálogo más cercano con los universitarios, desarrollándose un amplio programa de actividades en el Campus de la UVa.

Precisamente, la incorporación en los jóvenes al Banco del Tiempo ha permitido que las personas mayores tengan más fácil acercarse a nuevos conceptos y conocer las nuevas tecnologías e internet, herramientas que les pueden resultar muy útiles.

El Banco del Tiempo es un proyecto cuyo objetivo final es contribuir al bienestar de las personas, por eso la Concejalía de Educación y Juventud seguirá apoyando esta iniciativa, en la que detrás de las buenas cifras registradas lo más importante es que hay personas que se benefician de las actividades desarrolladas y pueden mejorar su vida gracias a la ayuda de los demás.