El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, remitió una carta a un total de 16 directores de entidades financieras para solicitarles medidas ante los desahucios que consigan alcanzar acuerdos con los deudores. La misiva sugiere ofrecer mayores tiempos en los pagos para “evitar condenar a las personas a la indigencia” o aceptar la dación en pago y establecer la posibilidad de continuar usando la vivienda familiar a través de un arrendamiento social.

El Consistorio aboga por involucrar a las instituciones, especialmente políticas y bancarias, con el objetivo de aunar esfuerzos para que la insolvencia sobrevenida no dolosa, no siga suponiendo “una condena a la exclusión social y a la desesperanza”. En este sentido, incidió en el derecho constitucional a la vivienda para frenar los desahucios “porque su ejecución redunda en un perjuicio de enorme calado para nuestra sociedad”.

En concreto se trata de Caixabank, Bankia, BBVA, Banesto, Banco Popular, Banco Santander, Sabadell, Caja Rural, Caja Duero, Nova Caixa Galicia, Deutsche Bank, Barclays, Cajamar, Caixa Catalunya, Bankinter e Ibercaja.