El Ayuntamiento de Segovia pedirá a la Junta de Castilla y León la retirada del Anteproyecto de ley de Ordenación, Servicios, y Gobierno del territorio regional porque considera que acarreará recortes, privatizaciones y una merma de la autonomía local, que “derivará en el cierre de muchos pueblos”. Así lo explica el texto aprobado hoy por la Junta de Gobierno Local que presenta las alegaciones a un modelo que según el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, “tiene muchas lagunas e interferencias”.

Asimismo, el escrito solicita la convocatoria de una mesa de ordenación de territorio para redactar un nuevo anteproyecto “claro y transparente” porque considera que el actual no goza del acuerdo entre administraciones, agentes sociales y económicos ni de los partidos con representación parlamentaria en la Mesa de Ordenación de Territorio. En este sentido, señala que “la Junta ha preferido obviar todas las aportaciones de esta Mesa, que ahora se demuestra, solo era una herramienta para dar apariencia de consenso a un texto de producción única y exclusiva del Gobierno de Herrera”.

Entre las críticas al modelo, el consistorio segoviano duda de la figura de las Unidades Básicas de Ordenación y Servicios, de las que “nada se dice de momento”, y lamenta que la educación, sanidad o servicios sociales, así como su concreción en el mapa autonómico se oculte “deliberadamente para evitar el debate”. Además, denuncia que dichas unidades vayan a ser concretadas por las delegaciones territoriales de la Junta y las diputaciones sin consultar a los municipios, “principales afectados”, para los que reclaman un papel más influyente en el proceso.

Además, hace especial hincapié en que el modelo se utilizará para “disfrazar recortes y privatizaciones” y hace mención a que las zonas básicas de salud deberán alterar su demarcación para coincidir con las unidades básicas rurales, “que como mínimo deberán tener una población de 5.000 habitantes”. Por este motivo, se preguntan qué pasará con las 89 zonas básicas de la comunidad que no alcanzan el umbral.

Respecto a las Mancomunidades el consistorio segoviano opinó que deberán de prestar servicios en lugar de atribuirles competencias porque así se evitaría la “posible” intención de crear una nueva estructura administrativa de carácter intermedio. Además, consideró que la fusión de municipios deberá hacerse sin que existan medidas de fomento por parte de la Junta “en aras de apoyar la pervivencia de la estructura municipal que vertebra el territorio de Castilla y León”.