El pintor y humorista gráfico Antonio Madrigal Collazo (Melilla, 1940), recoge en una exposición titulada ‘El abrazo de baobab’ su visión sobre la realidad del continente africano. Con un total de 17 cuadros, todos sobre lienzo, excepto uno, el de mayor tamaño, que usa como soporte la madera, la muestra reúne varias técnicas pictóricas utilizadas por su autor, desde el óleo al acrílico o el esmalte.

La exposición, que se podrá contemplar hasta el próximo 8 de enero en la Casa del Siglo XV de Segovia, es un reflejo de la sociedad que Madrigal encontró en Senegal en un viaje realizado el pasado mes de mayo, donde vio “enormes diferencias entre ricos y pobres, y muchas personas en una situación económica muy precaria, donde el paro es altísimo, no hay industria, la agricultura y la ganadería son muy primarias… pero también es cierto que ellos son muy hospitalarios y muy alegres”. Según explicó, los nativos se muestran reacios a ser fotografiados o retratados en un principio, aunque posteriormente se muestran muy agradecidos.

Antonio Madrigal, que fue Premio Cossío de humor gráfico, preparó su exposición tras realizar el viaje a Senegal de la mano de la Fundación Haiac, que promueve la difusión del arte y la cultura africana.

Para expresar su visión de África, Madrigal eligió como símbolo y como nombre de la exposición un árbol, el baobab. “Me parece un símbolo de esos africanos que hemos conocido, es un árbol enorme que inicialmente impresiona, tiene incluso un punto de agresividad, muy grueso, pero que luego te abraza, es hospitalario, como lo son los africanos”, comenta.

Madrigal, que cuenta con otros galardones como el Premio Mingote de 1999 o el Paleta Agromán de 1976, 1982 y 1985, se suma así a la lista de autores que participan en las actividades de la Fundación Hispano Africana para el Intercambio Artístico y Cultural (Haiac), creada hace un año y medio y que ha permitido traer a España a grandes pintores de países del continente negro. Ellos disfrutan de becas temporales y así Segovia ofrece la posibilidad de descubrir a pintores o fotógrafos que en sus países de origen apenas disponen de medios para desarrollar su arte.