El Consejo de Cuentas de Castilla y León entregó hoy en las Cortes regionales el ‘Informe anual sobre las cuentas del sector público local de Castilla y León’ correspondiente al ejercicio 2010, aprobado en su última sesión plenaria e incluido en el Plan Anual de Fiscalizaciones de 2011, que refleja que el 65,1 por ciento de las entidades locales (1.684), excluidas las menores, incumplieron la obligación de rendir sus cuentas en el plazo máximo legalmente establecido, es decir, hasta el 30 de abril de 2012.

El trabajo recoge que dentro de ese plazo rindieron las cuentas 904 entidades de un total de 2.588, esto es, el 34,9 por ciento. Por su parte, a la fecha de cierre del análisis del grado de rendición, seis meses después de la finalización del plazo (31 de octubre de 2011), también con exclusión de las menores, presentaron la Cuenta General de 2010 un total de 1.620 entidades, que representaban el 62,6 por ciento de las existentes. Por tanto, 968 (el 37,4 por ciento) incumplieron su obligación.

La información comparativa con ejercicios anteriores, tomando como fecha de referencia seis meses después de la finalización del plazo legal, muestra como después de la brusca caída producida en 2006 relacionada con la implantación de la presentación por vía telemática, se han ido recuperando los niveles de rendición con sucesivos incrementos anuales. En 2010 subió 11,6 puntos porcentuales con respecto a 2009, bastante superior a los aumentos registrados en 2009 y 2008, de 2,4 y 8,2 puntos, respectivamente. No obstante, en relación al ejercicio 2005, se mantiene aún una disminución de la rendición de 7,5 puntos porcentuales.

Sin embargo, con una referencia temporal más amplia, si se analiza la rendición acumulada a fecha 30 de abril de 2012 se comprueba que no ha aumentado desde 2006, manteniéndose las diferencias con respecto a los índices anteriores a este ejercicio. En consecuencia, lo que se ha producido es una mejora en los plazos de rendición, pero en términos acumulados no ha aumentado desde ese año.

El análisis evolutivo por tipo de entidad refleja en el caso de los ayuntamientos un aumento de la rendición de 12 y 14,7 puntos con respecto a 2009 y 2008, respectivamente. En cuanto a las entidades locales menores, ofrecen un índice del 12,3 por ciento a la fecha de cierre y del 3,5 por ciento en plazo legal.

En relación con ejercicios anteriores, equiparando plazos de análisis (seis meses después de la finalización del plazo legal), se produce un aumento de la rendición de 8,4 puntos porcentuales con respecto a 2009 y de 10,5 con relación a 2008. Estos datos reflejan una mejora significativa en la presentación de las cuentas por parte de estas entidades pero, sobre todo, lo que ponen de manifiesto otro año más es que el nivel de rendición de las entidades menores es muy reducido y resulta difícilmente justificable.

En cuanto a las causas, éstas apuntan mayoritariamente a la insuficiente dotación de recursos humanos y al retraso y/o problemas en la gestión contable. En relación a la provisión de las plazas que tienen atribuidas las funciones de intervención, en el grupo de ayuntamientos mayores de 5.000 habitantes se encuentran cubiertas de forma coyuntural (nombramiento no definitivo) en más de la mitad de los casos analizados y se aprecia una elevada rotación en los mismos, mientras que en los ayuntamientos entre 1.000 y 5.000 empadronados no concurren estas circunstancias.

 

Análisis de las cuentas

De las 614 cuentas analizadas (532 entidades locales y 82 entes dependientes), inicialmente sólo 88 se presentaron completas y sin incidencias, y 526 contenían incidencias de diversa índole. Tras la comunicación y, en su caso, subsanación de estos problemas por las entidades locales, el total de cuentas sin incidencias pasó a ser de 101, esto es, el 16,4 por ciento del total de las analizadas, produciéndose una ligera mejora con respecto al resultado obtenido en 2009, el 13,2 por ciento.

Entre las incidencias de carácter formal, relacionadas con el incumplimiento de plazos previstos en la norma legal, la más frecuente es la aprobación del presupuesto fuera de plazo, que se presenta en el 88,3 por ciento de las cuentas examinadas, y la primera estrictamente referida a la tramitación de la cuenta es la de aprobación de la misma con posterioridad al plazo legal, que se produce en el 31 por ciento de los casos. También resulta significativo el incumplimiento de los plazos de aprobación de la liquidación y de tramitación de la cuenta.

De las incidencias definidas como sustanciales, las que más se producen son las incoherencias entre la memoria y otros estados, y las incoherencias con el balance de comprobación, en el 39,3 por ciento y 36,7 por ciento de los casos, respectivamente, de las cuentas revisadas. Destacan asimismo las diferencias entre los importes reflejados en un mismo estado y las partidas con signo contrario al de su naturaleza.

 

Estructura del sector público local

Por otra parte, el informe del Consejo de Cuentas refleja que el sector público local de Castilla y León estaba integrado a 31 de diciembre de 2010 por 4.764 entidades locales, 128 entes dependientes de las mismas y 56 consorcios. El elevado número de entidades locales que existe en la Comunidad, fundamentalmente ayuntamientos y entidades menores, representa el 27,7 por ciento y el 60 por ciento, respectivamente, de las existentes en toda España.

En cambio, la administración institucional tiene una presencia relativamente baja en comparación con el peso que dichos entes tienen en el ámbito local en el conjunto nacional. De las 74 sociedades mercantiles vinculadas al sector público local, 52 son de capital íntegramente propiedad de la entidad local titular y en las 22 restantes la participación es mayoritaria.

Las variaciones que se han producido respecto a los datos incluidos en el informe del 2010 reflejan una entidad menor menos, una disminución de tres organismos autónomos y cuatro consorcios, y un incremento de 11 sociedades mercantiles. La situación final global con respecto a 2009 es consecuencia de la creación de 15 entidades y la desaparición de 12, dando lugar a un aumento neto de tres entidades.

Respecto a las sociedades mercantiles, la mayor parte de las altas no provienen de la creación de nuevas empresas, sino que se trata de sociedades ya existentes que no habían sido comunicadas por las entidades locales titulares y que se han detectado en el desarrollo de otros trabajos de fiscalización realizados por el Consejo de Cuentas.