Los novillos de la ganadería ‘Los Bayones’ de Valencia de Alcántara (Cáceres)protagonizaron hoy un “muy accidentado” tercer encierro en la localidad segoviana de Cuéllar con dos jóvenes heridos leves y un caballo que fue corneado por otro astado provocándole heridas de “importante” consideración.

Durante el recorrido, uno de los toros mansos de la ganadería extremeña arremetió contra un joven zarandeándole y pisándole la clavícula por lo que, tras ser atendido en el lugar, fue trasladado al Complejo Asistencial de Segovia. Otro de los astados, tiró a un caballista que, con el pie enganchado al estribo del caballo, recorrió varios metros hasta llegar a la mitad del recorrido, según informaron a Segoviaudaz.es fuentes de la Asociación Encierros de Cuéllar.

Solo cuatro de los seis animales llegaron al final del recorrido y a estas horas la organización trabaja en la reconducción de los dos disgregados por diferentes partes del recorrido. “Están localizados”, aseguró Manolo Blanco, representante de la asociación, quien explicó que los participantes intentan reconducir a los animales.

La salida, en la que los astados se disgregaron desde el principio, marcó el ritmo del tercer encierro organizado en Cuéllar con motivo de las Fiestas patronales en honor de Nuestra Señora del Rosario. El continuo agolpamiento de espectadores a la salida del corral volvió a provocar escenas tensas cuando los novillos se desmarcaron del grupo arremetiendo contra vehículos y provocando algunos daños como pinchazos en ruedas a quienes se refugiaban en los coches.

Aunque finalmente se consiguió aunar a la manada para pasar el río, fue durante el camino hacia la zona de El Embudo cuando dos de los toros volvieron a abandonar el grupo cuya cabecera entraba a la Plaza de Toros en torno a las 10.10 horas.