La Guardia Civil de Segovia desarticuló en el marco de la ‘Operación Dartañán’, un grupo criminal que cometió un total de 18 robos con fuerza en las cosas en una urbanización de la localidad segoviana de Marugán. Los presuntos autores del robo, tres jóvenes españoles de los que dos eran menores de edad y uno de 19 años y que responde a las siglas D.P.M, sustrajeron diversos enseres que posteriormente almacenaban «en un lugar recóndito» de la vivienda de uno de los menores ubicada en la misma urbanización.

La subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz García, explicó hoy que la operación de inició en la segunda mitad del año 2012 tras un aumento de robos en la zona aunque, como confirmó el teniente coronel de la Guardia Civil, Juan Miguel Jiménez, los robos empezaron a sucederse a principio del mismo. Un incendio en una de las viviendas en las que se produjeron la sustracción de varios efectos, fue el detonante de las detenciones.

El teniente coronel explicó que los dos focos que propiciaron el incendio en la vivienda de la urbanización demuestran la intencionalidad del mismo y añadió que probablemente fueran provocados tras el robo con el objetivo de eliminar posibles rastros del delito.

Por su parte, Sanz García señaló que durante la fase de explotación de la Operación, se realizó un registro domiciliario en Marugán para el que se contó con el apoyo de distintas unidades de la Comandancia de Segovia, y en el que se incautaron numerosos y variados efectos procedentes de los robos, tales como palos de golf o herramientas y «todo tipo de efectos».

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción competente y del Juzgado de Menores de Segovia. Aunque la desarticulación del grupo, al que unía un vínculo de amistad como explicó el teniente corone, se puede considerar como completa, la operación continúa abierta y no de descartan nuevas detenciones en los próximos días.