El número de intoxicaciones por causas alimentarias en lo que va de año en Castilla y León asciende a una veintena de brotes, de los cuales seis han sido detectados en campamentos controlados. En total, 347 personas se han visto afectadas hasta el pasado 6 de agosto, de las cuales 30 tuvieron que ser hospitalizadas (el 8,6 por ciento). En Segovia, fueron cuatro los brotes detectados, con 71 personas afectadas y cuatro de ellas hospitalizadas.

El director general de salud pública, Agustín Álvarez, hizo en Soria balance sobre las intoxicaciones alimentarias y consecuencias negativas del calor en el ámbito de la Comunidad. Álvarez habló de “tres o cuatro casos” que se han detectado en las provincias de Valladolid, Ávila y Salamanca, y habló de “errores” en la manipulación de los alimentos.

Por provincias, Ávila acumula el mayor volumen de brotes detectados (seis) y personas afectadas (142), con una decena de ingresados en hospitales. La siguen Salamanca con cinco brotes, 78 personas afectadas y 15 hospitalizados; y Segovia con cuatro brotes, 71 personas afectadas y cuatro hospitalizados. A mayor distancia aparecen Valladolid (con tres brotes, 35 personas afectadas y un único hospitalizado), y Burgos y Zamora con un brote en cada caso (15 afectados sin ningún hospitalizado en Burgos y 6 afectados sin hospitalizados en Zamora), mientras que en Soria no se registró ningún caso.

El brote más grave y que afectó a más personas se produjo el pasado 3 de agosto en Salamanca, cuando un total de 83 personas resultaron intoxicadas en el banquete nupcial al que asistieron. Fuentes de la Junta de Castilla y León confirmaron el pasado 9 de agosto que los técnicos de epidemiología del Servicio Territorial de Sanidad de la Junta en Salamanca encontraron muestras de salmonela en los análisis que se realizaron en el pescado que se sirvió en el banquete nupcial.

Los servicios de la Junta realizaron un tratamiento de choque en el Hotel Don Gregorio, lugar de la celebración, en el que no han encontrado indicios de la existencia de la bacteria. El tratamiento consistió en una limpieza en profundidad y la extracción de muestras para su análisis, las cuales al ser negativas permiten que el establecimiento continúe con su actividad. Las muestras de pescado analizadas fueron trasladadas a un laboratorio de Majadahonda para su examen exhaustivo para conocer el tipo de salmonela que infecto a los invitados. Según fuentes del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, en estos momentos son cinco los afecytados que permanecen ingresados.

Golpes de calor

Por otra parte, 164 personas se vieron afectadas este verano por episodios de calor en Castilla y León. De ellos, 127 sufrieron golpes de calor y 35 fueron hospitalizados, según informó Álvarez. El responsable regional de salud recordó que el mayor número de brotes se registran en los hogares y no en la restauración colectiva.

De esos casos, seis se registraron en la provincia de Soria, que se convierte en la zona con menor incidencia en la región. Apuntó que unas 24 personas fueron atendidas en servicios de urgencia por problemas “no especificados” y relacionados con el calor. Para el director general la Junta “está en alerta siempre”, en referencia a las temperaturas extremas, la incidencia de los vientos u otras condiciones, “ya que se ha puesto de moda estar permanentemente en alerta”.

La actividad preventiva sanitaria estival de la Junta de Castilla y León contempla la vigilancia, control e inspección en zonas de baño de la Comunidad. En el verano de 2012, según Agustín Álvarez, se tomaron 301 muestras y realizaron 284 inspecciones visuales en las zonas de baño, 45 tomas y 45 inspecciones en la provincia de Soria.

El censo oficial de zonas de baño de Castilla y León para la presente temporada 2013 recoge 27 áreas en ríos, pantanos o lagos de la Comunidad. Cuatro de estas zonas se encuentran en Soria, con tres en el embalse de la Cuerda del Pozo, en los términos de Cidones (Soria), Soria y Vinuesa (Soria), y en el río Duero por San Esteban de Gormaz.

También aludió “a los controles de limpieza” que se están acometiendo desde el principio de año en los albergues ubicados junto al Camino de Santiago francés. Agustín Álvarez aludió a “los chinches” como uno de los problemas mayores en alojamientos de la ruta y recordó que en la provincia de León es donde más controles se, realizan “ya que por aquí pasa más gente, y para muchos es donde comienza el Camino de Santiago”.

El representante regional recomendó “precauciones a la hora de tomar el sol” en lo que calificó “un verano intenso” por altas temperaturas y fuertes vientos en la Comunidad.

 

Acciones preventivas

La actividad preventiva de la Junta de Castilla y León en el ámbito de la salud pública supone un intenso trabajo de vigilancia, control e inspección para proteger la salud de las personas a través de la continua evaluación, gestión y comunicación de riesgos.

Las competencias referidas a la protección de la salud individual y a la prevención de problemas sanitarios colectivos se desarrollan a lo largo de todo el año y, especialmente, en el verano, con el fin de evitar inconvenientes más o menos graves a los ciudadanos, mejorando su bienestar y su calidad de vida.

La Junta intensifica en verano las actuaciones y los ámbitos de intervención con el fin de dar respuesta a las circunstancias y a las características propias del período estival y a las actividades que son más habituales en estas fechas.

Precisamente, la próxima apertura de la temporada de media veda en la Comunidad autónoma, prevista para el próximo día 15 de agosto, es un buen momento para recordar recomendaciones y buenas prácticas sanitarias relacionadas con la caza ya que, aunque epidemiológicamente no ha habido en los últimos años una gran casuística relacionada con enfermedades transmitidas por actividad cazadora -de hecho, la estadística de 2012 refiere dos casos de triquinosis y dos de tularemia en toda Castilla y León-, la prevención ha de estar siempre presente.

Con este fin, Sanidad recuerda los siguientes consejos sanitarios: la caza ha de consumirse tras su inspección veterinaria, especialmente si la consume como embutido; en el caso de animales que pueden transmitir la triquinosis, como los jabalíes, se deberán recoger muestras de diversas partes de cada animal para su análisis por un veterinario; evitar la manipulación de animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales, poniéndolo en conocimiento de la autoridad competente; utilizar guantes para el desuello y en la posterior manipulación de los animales, hasta que se haya cocinado; han de utilizarse guantes y mascarillas cuando se manipulen liebres, ya que pueden transmitir la tularemia; no dar vísceras crudas a tu perro; pueden transmitirle enfermedades; y evitar la ingesta de agua no controlada sanitariamente.

Otras cuestiones a tener en cuenta se refieren a la comercialización de la carne cinegética y a su autoconsumo por parte de los cazadores, así como al transporte de las piezas de caza que deberá realizarse a la mayor brevedad posible y en las condiciones que favorezcan el enfriamiento de los cuerpos.

 

Otros ámbitos de intervención

Otras esferas de intervención por parte de la Junta, directamente relacionadas con una mayor actividad al aire libre propiciada por el estío, se ocupan de los campamentos que, en un número cercano a los 150 de carácter fijo, se celebran en nuestro territorio.

Sanidad desarrolla inspecciones ordinarias antes y durante estos campamentos, en una labor en la que se valora sus ubicaciones, el número de asistentes, las condiciones de elaboración de las comidas y piscinas y aguas de recreos si así las hubiese.

También desde Salud Pública se informa y se recuerda de la importancia y la responsabilidad en el auto-cuidado, tanto en las actividades al aire libre como por la posible exposición a vectores animales o insectos -es decir, mosquitos, garrapatas, otros insectos y mordeduras de animales-.

En este sentido, es conveniente vestir ropas adecuadas y usar repelentes y, en el caso de las garrapatas, no se deben arrancar y hay que acudir al médico; en lo referido a las mordeduras, conviene recordar que, sólo en 2011, más de 500 personas fueron mordidas por perros.

La información vía SMS, con 100.054 mensajes enviados en el primer semestre de 2013 sobre las concentraciones polínicas en Castilla y León, es otro de las intervenciones que la Junta desarrollo en relación con sus competencias en sanidad ambiental y seguridad alimentaria.