“Sí se puede, pero no quieren” es el lema que encabeza la mesa informativa y toque a Bankia instalada frente a la sucursal de la entidad bancaria situada en la calle de José Zorrilla, y en la que se han congregado una veintena de personas, entre las que se encontraban dos familias a las que se ha denegado la dación en pago, y varios miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Andrea Tixe, es hija de una familia de cinco miembros y una de las afectabas que se congregaba esta mañana frente a la sucursal y que ha explicado la situación que atraviesa su familia en la actualidad. “Antes de solicitar la dación en pago vivíamos una situación relativamente buena”, ya que tanto ella, como el padre de la familia tenían un puesto de trabajo, pero Andrea fue despedida y no pudo seguir ayudando a su familia. “Llevamos desde febrero solicitando la dación en pago, y al principio nos trataron muy mal”, ya que la subdirectora de la sucursal, según ha apuntado la afectada, les dijo que la dación se aceptaría “si les presentábamos billetes de avión para volver a nuestro país”, algo que para ellos es imposible por el elevado coste que les supone. “Si no tenemos para pagar una hipoteca, ¿cómo vamos a tener para pagar unos billetes?”.

La familia afectada, ha asegurado que ha llegado a vender joyas y otras pertenencias familiares para afrontar los pagos, pero ya “no podemos hacer nada más”. Gracias a las PAH, las familias afectadas han vuelto a solicitar a Bankia la dación en pago, pero “nos han dado largas y tenemos las sospechas de que no se trata de la sede central de Bankia, sino de esta sucursal”. Ambas familias van a presentar un documento mostrando su desacuerdo con esta decisión y reiterando su solicitud de aceptación de la dación en pago y de un alquiler social.

Por su parte, Carmen Sastre, representante de la plataforma ha manifestado su sorpresa ante la recepción de la carta que denegaba a las familias la dación en pago, ya que “no estaba firmada por los servicios jurídicos a nivel regional”. Carmen ha querido recordar también, que todo aquél que se encuentre en un periodo de ejecución, debe saber “que la ley que salió el pasado 15 de mayo, concede el plazo de un mes para que se aleguen la existencia de cláusulas abusivas” y que se trata de una ley que fue aprobada “con la soledad del Partido Popular” y que supone “una medida claramente insuficiente en lo que a cuestión de desahucios se refiere” y así lo manifestó la pasada semana el Banco Central Europeo.