El presidente de Caja España-Caja Duero, Evaristo del Canto, afirmó este lunes que el reto de la nueva entidad es “consolidar” el proyecto de acuerdo con el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria tras la fusión, algo que ya requiere de un “esfuerzo y desarrollo importante” para la organización y, por lo tanto, habrá que “dedicarse en cuerpo y alma” a ella.

A partir de ahí, añadió, en 2012 ó 2013, según estén las circunstancias, los mercados y el plan estratégico de la caja en ese momento, pues “probablemente” haya que buscar desarrollarse en España y Portugal, “ya se verá dónde, pero eso es el futuro”.

En una entrevista concedida a La Siete de Castilla y León Televisión, el presidente de consenso señaló que para conseguir que la caja sea eficiente hay que efectuar medidas para el ajuste del gasto, como el cierre de 253 oficinas y la prejubilación de más de 800 trabajadores, algo que confió en tener solucionado antes de final de año. En todo caso, el presidente de Caja España-Caja Duero se comprometió a “cuidar” a los trabajadores y a los clientes “para que encuentren en la entidad sus necesidades”, tanto las familias como los trabajadores del sector agrario, pymes y grandes empresas, entre otros, “que vean que se trata de una organización viva”. Por ello, pidió un “esfuerzo” a los empleados de la entidad, “que tengan autoestima” y generarán el valor que necesita.

Del Canto adelantó que el nombre comercial de la entidad, “de futuro, potente y de cara a los clientes», estará listo a primeros de año y servirá para acompañar un proyecto “apasionante, con visos de viabilidad y que es en mi tierra”. “Tengo el conocimiento adecuado para pilotar y llevar el proyecto a un final feliz”, espetó el dirigente leonés, quien rechazó las críticas que le vinculan con Caja España, para aclarar que es un hombre con un carácter “integrador y con visión de futuro”.

Igualmente, ensalzó el modelo de entidad de La Caixa, a la que ha estado vinculado hasta ahora para dedicarse en exclusividad a la nueva entidad, y consideró que el resto de cajas de ahorro de Castilla y León, dentro de sus proyectos de futuro –Caja de Burgos, Caja de Ávila, Caja Segovia y Cajacírculo-, “no son más rivales ahora” por ello. “Han trabajado bien, pero nosotros somos sólidos, eficientes y competitivos, y seguro que nos encontraremos con ellas en zonas donde tienen gran penetración. El tiempo lo dirá”, dijo.

 

Consejo operativo

Asimismo, aseguró que está demostrado que es operativo tener un Consejo de Administración con 34 miembros y más 300 personas en la Asamblea. “Es eficiente y efectivo”, indicó, para adelantar que en los próximos días se presentarán consejos monográficos de cada uno de los segmentos y vectores de mercado, “para hacer un reconocimiento más exhaustivo y apoyar la línea ejecutiva de la organización”.

Por ello, reiteró que 34 miembros, “si se alinean”, conformarán un Consejo “integrado, potente, ilusionado y con ganas de apoyar a la línea ejecutiva”. Además, y relacionado con este aspecto, admitió que le “da lo mismo” si detrás de un miembro o alto responsable de la entidad hay un “alto cargo”, en referencia a la Ley de Cajas. “El Gobierno regional y la oposición marcan unas leyes y yo trabajo con ellas”, señaló.

Otro de los retos de la entidad es combatir la morosidad “con mucho interés y dedicación, algo que se debe gestionar porque de ello depende mucho la viabilidad de la caja”.

 

Madrigal

Del Canto también se refirió al Madrigal, donde la nueva caja tendrá alrededor del 66 por ciento del participado, según aseguró. A su juicio, “podrá seguir existiendo”, aunque reconoció que habrá que darle “el calor y la viabilidad necesaria porque las circunstancias de caja ahora son distintas”. “Podremos entablar el diálogo adecuado para hacer de Madrigal una sociedad competitiva y coparticipada en proyectos industriales necesarios para Castilla y León”, manifestó.

En cuanto a la Obra Social de Caja España-Caja Duero, insistió en que la entidad “dará a la sociedad lo que recibe de ella” en función del volumen de negocio que tengan en cada territorio, pero, “por un principio de negocio, si esa mayor cuota de mercado está en Castilla y León, pues la repercusión de la Obra Social será mayor”.